Perfila Cambiemos su 2019: el plan de Marcos, el desafuero de Cristina y el peligro de las encuestas

El Canciller - Comentarios

La versión de que un sector del macrismo se opone al desafuero de Cristina Kirchner, para poder polarizar con ella en las elecciones del año que viene, comenzó a circular con fuerza en las últimas horas.

Según publicó Clarín, Marcos Peña cree que Cristina será candidata en 2019 para hundir las chances de quienes la quieren hundir: los peronistas anti K. En todas las encuestas, su presencia entre las opciones electorales del año próximo la ubica como la opositora con más intención de voto y destruye las chances de Miguel Ángel Pichetto, Sergio Massa, Juan Manuel Urtubey o cualquier otro candidato del PJ “dialoguista”, relegados al tercer lugar y lejos de una segunda vuelta.

Además, la postura de Cambiemos con respecto a los desafueros requiere que la Cámara confirme el pedido del juez, como ocurrió en los casos de Julio De Vido (a favor) y de Aída Ayala (en contra, aunque luego Casación ratificó la preventiva rechazada en segunda instancia y tampoco avanzó).

El miércoles, Nicolás Massot fue muy crítico con la forma en la que Claudio Bonadio utilizó la prisión preventiva de De Vido, luego de que la Cámara de Diputados aprobara su desafuero.

“Yo tenía una expectativa mucho mayor respecto de cómo iban a seguir las causas después del desafuero y la prisión preventiva. Hace más de un año que esto está así y no ha tenido resolución alguna”, cuestionó.

Además, remarcó que “los derechos tienen que ser universales”, incluso para los opositores políticos, y pidió “que no se le pida al Poder Legislativo lo que no se le pide el Poder Judicial”. Fue una advertencia al Senado.

A Pichetto se le abre así un complejo escenario: oponerse al desafuero de la exmandataria como hizo hasta ahora y abandonar sus intenciones presidenciales o traicionar su doctrina y permitir que la expresidenta sea detenida para eliminarla del mapa electoral.

En cualquier caso, el liderazgo de Pichetto en la Cámara Alta quedó debilitado después del trunco intento de modificar la ley de aborto legal y de la primera y fallida sesión en la que se iba a votar el allanamiento a CFK.

Las encuestas confirman que la senadora de Unidad Ciudadana, lejos de perder votos por el escándalo de los cuadernos, consolidó su lugar como principal opositora a Mauricio Macri e incluso creció en intención de voto.

A los sondeos publicados en las últimas semanas se sumó hoy el de Ricardo Rouvier y Asociados, que le da una imagen mejor que la del presidente y, por primera vez, la ubica como triunfadora en un balotaje contra él: 41,4% a 38,3%.