20/08/2019
Martes 16 de Julio de 2019 Política

Polarización cero y agenda propia: la campaña (no tan amarilla) de Lousteau

Martín Lousteau pasó, en sólo cuatro años, de estar a dos puntos porcentuales de arrebatarle el poder al PRO en la Ciudad, a alinearse a las filas oficialistas con la mira en 2023. Afiliado al radicalismo porteño, el economista se identifica hoy como un dirigente de "centro izquierda" que cree que el Estado debe embarrarse en la economía para corregir la desigualdad. Para las presidenciales, quería que el radicalismo tenga un candidato propio en la interna con Macri y en su entorno lo fogonearon para la pulseada, pero desistió para ser candidato a senador con el camino allanado a la jefatura de Gobierno de la Ciudad en 2023.

Aunque defiende la gestión en líneas generales, se erige con postura propia frente a los problemas de la coyuntura económica y, a diferencia de otros referentes de su espacio, identifica al kirchnerismo como una versión democrática del populismo. 

Está primero en la lista de senadores y camina seguido la Ciudad con Rodríguez Larreta, pero deja lugar en su agenda para actividades propias: milita el aborto legal junto a Guadalupe Tagliaferri, su condición para teñirse de amarillo. Además, el exministro consigue elogios del candidato opositor, Matías Lammens, uno de sus votantes en 2015. En su discurso no son protagonistas la polarización, Venezuela ni el libre mercado.

Hace dos días, en una entrevista con la CNN, el presidente Mauricio Macri había asegurado que “lo que está en juego en esta elección es la democracia”. El economista que perdió contra Larreta en 2015 identificó al kirchnerismo como un modelo populista que “desordenó al Estado”, pero no cuestionó que se encuentra dentro de los márgenes del régimen vigente. “No creo que esté en peligro la democracia”, manifestó en una entrevista con Luis Novaresio en La Red.

Y aunque le endilgó al gobierno de Cristina haber repartido mucha plata “malgastada” y mostrado cierta dosis de “autoritarismo dentro de la democracia”, subrayó que no comulga con “lo que dice Alberto Fernández (quien dijo que ‘si Macri es reelecto, nos vamos a quedar sin país’) como a veces tampoco comparto lo que dice Fernando Iglesias”. 

El economista se diferenció de la gestión del oficialismo, sobre todo en materia inflacionaria. Si bien coincidió en el diagnóstico de que el origen estructural de la suba de precios es “un Estado que gasta más de lo que tiene” y en la necesidad de estabilizar el tipo de cambio, advirtió que "cualquiera que venga y diga que la inflación se baja fácil, no es cierto". En 2015, antes de llegar a la presidencia, Macri había dicho que “terminar con el problema de la inflación es de las cosas más simples de hacer”.

 

En modo conciliador, también, el dirigente expresó que le “gusta” el peronismo “cuando es más republicano, cuando no quiere imponer; el peronismo de los (Omar) Perotti, de los (Juan) Schiaretti, los que saben dialogar, gestionar”. “No nos guiemos por la campaña, no me gusta el tono de las campañas”, completó.

 

El martes por la mañana, Lousteau dialogó junto a Larreta con los vecinos de Villa Ortúzar. A partir de las 10, iniciaron una caminata por Villa del Parque, desde el cruce de Cuenca y avenida Francisco Beiró. El miércoles, el exministro irá a los barrios de Coghlan y Colegiales, y el jueves a Flores, Villa Riachuelo y Villa Lugano.

 

Compartir en
["\/","seccion","nota","encuesta","opinion","autor","tag","buscar"]