“No hay acuerdo”: la respuesta de Trotta después de la reunión con CABA

El ministro de Educación de la Nación confirmó que no hubo entendimiento con la Ciudad por el regreso a clases de los chicos sin conectividad.
El Canciller - Comentarios

No hay acuerdo“, fue la sentencia del ministro de Educación de la Nación, Nicolás Trotta, cuando en una entrevista por Radio La Red lo consultaron por un supuesto entendimiento con su par de la Ciudad de Buenos Aires, Soledad Acuña, para habilitar el regreso -parcial- de las clases presenciales en el distrito porteño.

“Sí hay una agenda de trabajo. En ningún momento se planteó que los chicos pueden volver a las plazas o patios de las escuelas“, reiteró el titular de la cartera educativa y dio por tierra con los rumores que sugerían que se había alcanzado un acuerdo luego de la cumbre que mantuvieron funcionarios nacionales y porteños por este tema.

Trotta también añadió, en el reportaje radial, que no existe una disputa política con el gobierno de la Capital Federal sobre esta sensible temática, aunque señaló que las administraciones nacionales y capitalinas tienen “una mirada diferente en cuanto a la cuestión epidemiológica”. Según fuentes presentes en la reunión, se avanzó en “establecer indicadores epidemiológicos objetivos que permitan ir evaluando la situación zona por zona para que se pueda dar un regreso a las aulas”, aunque advirtieron que no se habló de fechas.

Esos “indicadores epidemiológicos objetivos” están vinculados a determinados niveles de contagios a partir de los que se pueda pensar en un reinicio paulatino de la enseñanza presencial. El acuerdo firmado por todas las provincias en el Consejo Federal de Educación, en ese sentido, establece que ninguna jurisdicción tendrá autorización hasta tanto no se demuestre “nula o baja circulación del virus”.

En rigor, la propuesta que encabezó Soledad Acuña no suponía un regreso a clases símil a la vieja normalidad, sino reinsertar a los 6500 chicos de la Ciudad que quedaron fuera del sistema desde la instauración de la cuarentena, con lecciones educativas en espacios abiertos. Desde la Casa Rosada se habían comprometido a analizar el protocolo.

“La propuesta es innovadora y tenemos que seguir trabajando para encontrar los mecanismos seguros, hay que buscar la forma técnica. No fue un rechazo. Los docentes quieren reanudar, de 17 gremios solo dos votaron en contra, necesitamos que todos puedan volver a tener un contacto escolar antes de fin de año. Mañana seguiremos hablando”, explicó la ministra porteña en diálogo con TN.

En la conferencia de prensa que realizó el viernes para anunciar las nuevas flexibilizaciones en el marco de una nueva etapa del ASPO, Larreta había plantado bandera con el pedido. “Para nosotros la prioridad número uno es la educación, desde el 16 de marzo los chicos y chicas no tienen clases y vienen haciendo un enorme esfuerzo para mantener el contacto. Obviamente, somos conscientes de que hoy no están dadas las condiciones epidemiológicas para volver como antes, pero también somos conscientes de que en forma gradual se tiene que retomar con algún grado de presencialidad. Si es necesario, saquemos las sillas y pupitres a la calle“, remarcó el alcalde porteño. Fernán Quirós coincidió: “Estamos convencidos de que presentamos un protocolo seguro, que resguarda lo que hay que resguardar en materia sanitaria”.

Previo al cónclave de este mediodía en el ministerio nacional, Trotta había dado indicios de cómo se dirimiría la solicitud de la CABA. “No resuelve la cuestión educativa estar dos veces por semana en una plaza. Los epidemiólogos dicen que no están dadas las condiciones para un regreso seguro, no hay que poner en riesgo a los chicos”, adelantó, por la mañana, en diálogo con La 990.

El rector de la UMET indicó que presentaron “una propuesta superadora a la Ciudad de Buenos Aires”, en alusión al ofrecimiento de 6.500 computadoras conectadas a Internet para suplir la escasez de contacto del grupo de alumnos susodicho con sus colegios. Desde la Nación esperaban que la Ciudad les proveyera “el listado” de esos estudiantes para que el ENACOM pudiera avanzar con el procedimiento previo a la entrega de las notebooks.

Trotta pidió “veinte días más para saber cuántos chicos necesitan computadoras” y señaló que, hasta el momento, la Ciudad sólo le entregó datos de 1.500 chicos.