Mujeres en el cine: cinco directoras ignoradas en los Oscar (y por qué deberían haber estado)

De 113 directores vinculados a las 100 películas más taquilleras del 2019, 12 fueron mujeres, y se trató de un récord histórico.
El Canciller - Comentarios

Ser mujer en el mundo del cine nunca fue fácil. Aquellas que estudiamos la carrera de dirección sabemos que cuando había que hacer un corto, los roles para nosotras solían aparecer ligados al rubro del arte o al área de producción. Era muy común asociar a la mujer con el vestuario y se daba por sentado que nos tenía que encantar vestir a los actores solo por el hecho de ser mujeres. Si bien los preconceptos fueron desapareciendo con los años, todavía nos queda un largo recorrido por hacer.

Aunque los porcentajes se mostraron optimistas con respecto al aumento de directoras en el medio, la cosa sigue desnivelada. Distintos estudios que se realizaron en Universidades de Estados Unidos revelaron que de 113 directores vinculados a las 100 películas más taquilleras del año, 12 fueron mujeres, y se trata de un récord histórico.

El Centro para el Estudio de la Mujer en la TV y en el Cine publicó los resultados de su encuesta del 2019 y reveló que el porcentaje de las películas más taquilleras del año con protagonistas femeninas había subido del 31% al 40%.

La misma investigación dijo que solo el 17% tenía una combinación de ambos sexos en sus papeles principales mientras que el resto seguía poniendo el foco en sus personajes masculinos.

En un universo paralelo hay cinco directoras que celebran sus nominaciones a los premios de la academia del 2020. Ellas son Greta Gerwig (Little Women), Lorene Scafaria (Estafadoras de Wall Street), Lulu Wang (The Farewell), Melina Matsoukas (Queen & Slim) y Céline Sciamma (Portrait of a Lady on Fire). Quiénes son y por qué se merecían el reconocimiento.

Greta Gerwig

La directora empezó trabajando como actriz y tuvo su primera colaboración como guionista en Frances HA, una película chiquita y hermosa sobre una mujer que busca perpetuarse en una eterna adolescencia.

Su debut en la dirección llegó en el 2017 con Lady Bird, una película que refleja la sensibilidad y la nostalgia de su propia historia a través de personajes encantadores.

La historia protagonizada por su musa Saoirse Ronan (Expiación,Deseo y Pecado, Mujercitas) llegó con una lluvia de nominaciones a los premios de la academia que incluían el de mejor dire y mejor película. No lo ganó y fue la ÚNICA mujer reconocida por su trabajo ese año.

Y así llegamos a la nueva versión de Mujercitas, en donde se la jugó y apostó a modernizar el relato sin perder la esencia de las March. Una vez más, volvieron las nominaciones a mejor película, guión y a sus actrices principales. Pero…¿Qué pasó con el de dirección?

La amamos porque apuesta siempre a un estilo indie y llegó a encontrar su propia marca de autor sin venderse al cine súper comercial…al menos por ahora.

Céline Sciamma

La cineasta francesa estuvo detrás de la exquisita Portrait of a Lady on Fire, que nos lleva a los años 1700 para contarnos la historia de una artista a la que le toca pintar el retrato matrimonial de una joven que no tiene ningún interés en casarse.

Hace muy poquito formó parte del grupo de indignados cuando se celebraron los César (premios de cine en Francia) y le dieron a Polanski el de mejor director.

Céline se mostró enojadísima, dijo que premiar a un pedófilo era como escupir en las caras de las víctimas y se fue del evento al grito de: “¡Qué vergüenza!”.

Hoy es considerada como uno de los grandes talentos emergentes el cine francés y su nueva película nos mostró la sensibilidad con la que trabaja la temática LGBTQ.

Lorene Scafaria

Debería haber estado nominada por Estafadoras de Wall Street (Hustlers), una producción de bajo presupuesto (para los parámetros de Hollywood) con una óptica bien feminista.

Cuando vemos el film protagonizado por Jennifer López sabemos que solo podría haber sido dirigido por una mujer. La historia está basada en un artículo del New York Times sobre un grupo de strippers que deciden estafar a sus clientes, un universo que jamás hubiera podido ser retratado de la misma manera de haber sido dirigido por un hombre. El foco siempre está puesto en la evolución y en la transformación de sus personajes junto al contexto socioeconómico del momento y NUNCA se queda en secuencias banales y superfluas dentro del club de striptease.

Como nota de color, el elenco incluye a una latina (JLo), una afroamericana y una asiática para tildar con todos los casilleros del cast diverso y perfecto.

Lulu Wang

The Farewell es quizás una de las olvidadas más graves de la academia este año. La dire y escritora Wang se basó en una experiencia personal para contar la historia protagonizada por AwkaFina (Locamente Millonarios) en la que descubren que a su abuela le quedan pocos meses de vida. Cuando se trabaja una narrativa alrededor de la muerte, es fácil caer en golpes bajos o situaciones para facilitar la emoción del espectador, y en esta se priorizan las expresiones faciales y el minimalismo en los diálogos y en las escenas naturalistas.

Cuando le preguntaron sobre esto, Lulu dijo: “Cuando ganas un premio, te lo otorgan tus pares y ahí está el mayor problema. Si estos estuvieran representados en el cuerpo de votación de la Academia, votarían películas que representen sus vidas y sus historias”. Acá, los miembros de la Academia son 84% blancos y 68% hombres.”

Melina Matsoukas estuvo detrás de algunos de los videos más aclamados de los 2000 como el de Beyoncé Formation o We Found Love de Rihanna. En su debut como directora decidió meterse en una temática muy delicada en Estados Unidos: Una pareja de afroamericanos que en su primera cita debe huir después de matar a un policía en defensa propia. El film captura a la perfección las tensiones raciales en la era Trump y ella considera que esta es una historia que tenía que llevarse a la pantalla grande: “Cuando leí el guión encontré todo lo que había estado buscando para dirigir. Era político, tenía algo que decir, se sentía realmente necesario y era entretenido. También representaba a una comunidad de personas, a las personas negras, a mi gente, a la que no siempre vemos en pantalla y quería tener la posibilidad de contar historias desde nuestro punto de vista. Sin filtro.”

Lo que amamos sobre ellas

Todas trabajan con actrices como protagonistas y equipos formados casi íntegramente por mujeres. Celebran la diversidad y se sumergen en temáticas de personajes audaces y desafiantes que siempre buscan superarse.

El primer episodio de la serie Glow, nos mostraba la realidad que se vivía hasta poco en el mundillo de Hollywood: La aspirante a actriz Ruth iba un casting y empezaba a leer un papel que parecía complejo e interesante. Segundos después, los productores le decían que se había equivocado, que estaba leyendo el rol del hombre y que el que le tocaba a ella era el de secretaria:_”Perdón por interrumpir, su esposa está en línea”.

Esa escena refleja una situación que fue naturalizada durante años en la historia del cine y que empezó a cambiar muy de a poquito. Hoy en día, cineastas como ellas ayudan a hacer la diferencia. Por más como ellas.

Natalie Portman

En esta última entrega de premios, la actriz desfiló por la alfombra roja luciendo una capa con todos los nombres de las dires que quedaron afuera en esta edición. Una vez más, le recuerda a la Academia que las directoras también existen y que se merecen su reconocimiento.

Además de las mencionadas en esta edición el outfit de Natalie sumaba los nombres de Mati Diop (Atlantics), Marielle Heller (A Beautiful Day in the Neighborhood) y Alma Har’el (Honey Boy).

Recordemos que hasta ahora, Kathryn Bigelow fue la única en llevarse el galardón por su película bélica Vivir Al Límite (The Hurt Locker) allá por el 2008.