Los movimientos sociales pujan por mayor lugar en el Frente de Todos: entre los candidatos y las secretarías

Recambio de ministro mediante y con la herida de un cierre de listas con pocos lugares "entrables", las organizaciones territoriales muestran su inconformidad y piden pista en la coalición. La cartera social como espacio de disputa.
El Canciller - Comentarios

Con la salida de Daniel Arroyo del gabinete, se abrieron nuevos interrogantes respecto del grado de protagonismo de los movimientos sociales dentro y fuera del gobierno. Su reemplazo, el exintendente de Hurlingham, Juan Zabaleta, asumió con la tarea de ordenar la articulación de una cartera loteada entre todos los sectores de la coalición gobernante.

El cruce entre el ministro provincial Andrés Larroque y Juan Grabois, líder del Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE), dejó entrever la multiplicidad de criterios que existen en el Frente de Todos a la hora de pensar la política social. “No soy de la idea de formar un ‘sindicato de pobres’, sino de ir a una economía que contenga a toda nuestra población”, había señalado el camporista cuando Grabois le respondió: “Decir que la UTEP es un ‘sindicato de pobres’ reproduce el estereotipo denigrante que promueven los gorilas”.

El lugar que obtuvieron los movimientos sociales en el cierre de listas dejó un resquemor latente. La alianza entre Movimiento Evita y Somos Barrios de Pie solo logró posicionar a Daniel Menéndez como décimo sexto candidato a diputado nacional. Después, dos lugares más en la Provincia y uno en la Ciudad que, como se dice en la jerga electoral, no son “entrables”.

La inconformidad de Grabois vino por el mismo lado: solo consiguió un renglón de la nómina de diputados provinciales por la Segunda sección para Lucía Klug. Las chances de ingresar del resto de los candidatos de Patria Grande son remotas y, además, se dan en medio de una fractura en una de sus cuatro patas. Un sector de Vamos se separó y conformó “Soberana”.

Días después del cierre de listas y luego de la renuncia de Arroyo, los movimientos sociales empezaron a cuestionar su lugar en la coalición. Apenas cruzó la puerta del Ministerio, Zabaleta recibió una movilización de “Los Cayetanos” en Plaza de Mayo y una amenaza de Grabois de volver a convertir a la 9 de Julio en un “corsódromo”.

En el círculo del flamante ministro señalaron: Ellos tienen lugar en el Ministerio. Protestan en el lugar donde ellos son representantes”. En conversación con El Canciller, el subsecretario de Articulación Comunitaria, Hernán Torres Guerrero, se quejó: “Está el ministro y abajo hay seis secretarías. Dos las tienen los movimientos sociales ¿Qué quieren? ¿El Ministerio entero?”.

Asimismo, el presidente del Partido ParTE –el espacio de Alberto Fernández– en la Provincia de Buenos Aires planteó: “Es un tercio ¿cuándo tuvieron los movimientos sociales ese lugar en el Estado?”. A su vez, hombre del riñón albertista agregó: “Y no son secretarías sin caja. Inmensa es la caja, inmensa”.

Menéndez, el único candidato “entrable” en la lista de diputados nacionales por parte de los movimientos sociales, considera que “los movimientos populares tienen que conducir la política social” y que eso es para lo que los convocó el presidente. “Al Frente de Todos le hace mejor que haya mayor protagonismo de los movimientos sociales”, sostuvo el dirigente de Somos Barrios de Pie ante El Canciller; y agregó: “Nadie se tiene que asustar con eso”.

Para calmar las aguas, Fernández y Zabaleta participaron en el Plenario Federal del Evita. El presidente anunció mayor presupuesto para la ampliación de planes sociales para le economía popular, como el Potenciar Trabajo, y se mostró junto a Emilio Pérsico, Fernando ‘Chino’ Navarro, Esteban ‘Gringo’ Castro, Mariel Fernández y Leonardo Grosso. Mientras tanto, las organizaciones de izquierda no afines al Gobierno organizan un “piquetazo” para este miércoles.