Juntos por el Cambio ante la ¿trampa? de las PASO

Un encuentro en Casa Rosada levantó versiones de un acuerdo que, finalmente, la oposición desmintió.
El Canciller - Comentarios

Las elecciones PASO agendadas para el 8 de agosto de este año vienen siendo motivo de discordia entre los dirigentes de la clase política opositora y oficialista. Por suspenderlas bregan algunos, por postergarlas otros, y finalmente están quienes defienden su realización en tiempo y forma. El tema que atraviesa las posturas es la pandemia del coronavirus que ataca desde el año pasado y tiene sus peores pronósticos con la llegada de la segunda ola y el invierno. 

Este martes, una foto en la Casa Rosada terminó de enrarecer el asunto. Diversos funcionarios e intendentes del oficialismo y la oposición posaron juntos en uno de los patios de Balcarce 50. Rápidamente la imagen comenzó a circular en redes, mientras periodistas acreditados en Casa Rosada informaban sobre un “principio de acuerdo” para postergar las PASO.

Detrás de los barbijos se adivinaban los rostros del presidente del bloque del PRO en Diputados, Cristian Ritondo, y el intendente de Vicente López, Jorge Macri. Por el oficialismo estaban el presidente de la Cámara de Diputados Sergio Massa, el ministro del Interior Eduardo “Wado” de Pedro, el gobernador bonaerense Axel Kicillof, el jefe de la bancada opositora en Diputados Máximo Kirchner y tres intendentes: Martín Insaurralde de Lomas de Zamora, Marisa Fassi de Cañuelas y Mayra Mendoza de Quilmes.

 

Reunión en Casa Rosada.

La información generó sorpresa y malestar en Juntos por el Cambio. Patricia Bullrich, presidenta del PRO, salió al cruce al afirmar que “el ámbito para discutir un cambio de reglas electorales deben ser los partidos políticos y sus representaciones parlamentarias” y acusó: “El Gobierno tendió una trampa para buscar dividirnos. No podrán”. 

Las desmentidas

Jorge Macri y Ritondo quedaron en una posición incómoda. El primero se ocupó de desmentir enseguida: “No hubo ningún acuerdo para postergar las PASO. Niego rotundamente las versiones al respecto. Ante el planteo informal sobre el tema, nuestra respuesta fue negativa, y que es el Congreso el ámbito para discutirlo, en donde todos los partidos y provincias están representados”, expresó en su cuenta de Twitter. El planteo informal habría venido por parte de Máximo Kirchner.

Macri aclaró que el encuentro en cuestión no había sido organizado para hablar de las elecciones, sino para firmar un acuerdo en pos de financiar obras públicas en el conurbano. “¿Qué hago yo si ellos mienten?”, bramó esta mañana en Radio Mitre. Algunos se preguntan si realmente han podido ser tan inocentes.

Ritondo se pronunció en el mismo tono: “En la reunión de hoy llevada adelante en Casa Rosada no hubo ningún acuerdo para posponer las PASO. Desde PRO Argentina creemos que esas cuestiones deben debatirse en el Congreso”, manifestó en redes sociales. Sin embargo, según consignó la agencia Telam, en una rueda de prensa posterior al encuentro se mostró abierto a una postergación: “No creo que se suspendan, podemos hablar de más tiempo o menos tiempo”.

Por su parte, el mendocino Alfredo Cornejo, presidente de la Unión Cívica Radical y diputado nacional, fue tajante en Twitter: “Como presidente de la @UCRNacional e integrante de @juntoscambioar aclaro que de ninguna manera hay un acuerdo con el oficialismo sobre la postergación de las elecciones. La opinión de cualquier provincia, por más importante que sea, no puede determinar un acuerdo para el resto”. ¿Un palo para los macristas?

El encuentro de la discordia, en Casa Rosada.

En limpio, desde la oposición creen que el oficialismo quiso poner el tema en una mesa en la cual no debe discutirse, y que buscaron poner en la foto del acuerdo a Macri y a Ritondo para generar un conflicto interno que, hasta ahora, esquivaron. Por eso las rápidas desmentidas de ambos y la férrea defensa de Bullrich. Lo que no se sabe a ciencia cierta es, realmente, quiénes dentro del sector opositor están a favor o en contra de postergar o suspender las PASO. Queda mucha tela para cortar y el asunto ya está deambulando por los pasillos de la política.