Fondo del Conurbano: advierte Pagni sobre la alianza entre Urtubey y el kirchnerismo

El Canciller - Comentarios

En medio de una recesión sin fecha de vencimiento, María Eugenia Vidal insiste en indexar el Fondo del Conurbano a la inflación y, de esa manera, disponer de mayores recursos para combatir la crisis económica en su territorio.

La provincia de Buenos Aires será, junto a la Ciudad, quien más absorberá los costos del ajuste delineados en el Presupuesto 2019: tendrá que afrontar $25.000 millones el próximo año por el subsidio al transporte, así como las tarifas sociales energéticas.

Sin embargo, pese a contar con un eventual apoyo del Frente Renovador para modificar la fórmula, Carlos Pagni, en su editorial en Odisea Política por La Nación +,  reveló que hay varios sectores que intentan impedirlo.

Por un lado, desde la Casa Rosada solo se escuchan prédicas de austeridad. Con el ajuste de Lagarde como mandamiento, el Gobierno Nacional ya se opuso a la actualización del Fondo del Conurbano para este año y tampoco ven con buenos ojos tener que asumir $19 mil millones extras.

Supeditado al Presupuesto tutelado por el FMI, por el que deberá ajustar más de $300 mil millones para alcanzar el equilibrio fiscal, el oficialismo ya desestimó recursos para la obra pública y enfocará gran parte del crédito obtenido al paliativo social, para llegar a octubre con chances concretas de lograr la reelección.

La mayor resistencia a la actualización del Fondo del Conurbano la ofrece Juan Manuel Urtubey, que consideró el pedido de Vidal como “un chiste”.

Sin embargo, la mayor resistencia a esta indexación del Fondo de Conurbano a la inflación la ofrece Juan Manuel Urtubey, quien consideró como “un chiste” el pedido de la gobernadora bonaerense.

Y amenazó con que, de concretarse el pedido de Mariu, reclamará entonces la utopía de “indexar (al IPC) todos los fondos que se administran en Argentina y las partidas”, lo que dinamitaría el Presupuesto Nacional “y el Gobierno nacional duraría tres meses”.

En esta línea, Pagni fue claro en su teoría: “Un gobernador da una idea maldita, pícara. Que la plata que le falta a Vidal, se la de Larreta, que hace tanta obra pública y gasta en la Ciudad de Buenos Aires en niveles de exposición que nosotros, los gobernadores, no podemos gastar. Es una idea maliciosa porque siembra la discordia entre dos socios”.

El gobernador de Salta se sumó así a un pequeño pero ambicioso grupo de intendentes kirchneristas que sacrificarían algunos votos con tal de desestabilizar a la gobernadora y dinamitar su imagen de cara a unas elecciones que, por excepción de algunos pocos distritos, parece no tener dueño.

No obstante, el editorialista fue más allá y reveló las intenciones de los jefes de distritos opositores. “Cambiemos quiere actualizar por inflación el Fondo del Conurbano, pero los intendentes peronistas dicen: “No, no te lo vamos a conceder, queremos tenerte con la rienda corta, para que no te recuperes y pierdas las elecciones””, explicó.

En este sentido, mientras avanzan las negociaciones con Macri para que su deseo se transforme en decreto, Vidal también agiliza el diálogo con varios legisladores para lograr la actualización del Fondo del Conurbano por la vía más larga.

Por lo pronto, solo el bloque de Sergio Massa se mostró conforme a compensar a los bonaerenses. El kirchnerismo y Urtubey, en cambio, adelantaron que no cederán a sus aspiraciones electorales.