Firman Ercolini y Bonadio el 2018 de Cristina en la Justicia y alejada de la política

El Canciller - Comentarios

No hay dos sin tres: el juez Claudio Bonadio acaba de poner la firma para que la causa por la denuncia de Alberto Nisman vaya a juicio oral. Con esta decisión, Cristina Fernández de Kirchner llega a su tercer juicio: el viernes, Julián Ercolini la había mandando a debate en la causa por el direccionamiento por obra pública, lo que sumaba a su expediente por dólar futuro.

Cristina no estará sola. A juicio irán también Héctor Timerman, Carlos Zannini, Oscar Parrilli, Andrés Larroque, Luis D’Elía, Angelina Abbona, Juan Martín Mena, Jorge Khalili, Fernando Esteche, Ramón Bogado y Eduardo Zuain.

En 29 páginas, Bonadio justifica la elevación a juicio oral. Hace un repaso de las acusaciones que realizaron tanto las dos querellas como la fiscalía sobre todos los acusados. “Encubrimiento agravado por el hecho precedente y por su condición de funcionario; estorbo de un acto funcional; y abuso de autoridad”, son los delitos que se le endilgan a la ex presidenta junto al resto de los funcionarios.

Vuelve a reiterar el juez que el Memorándum que elaboró la gestión kirchnerista fue diseñado para favorecer a los acusados iraníes por el atentando a la AMIA para restablecer relaciones con ese país. “Estos funcionarios traicionaron los intereses nacionales tradicionales e históricos”, dice Bonadio.

Por último, el magistrado deja en claro que seguirá investigando el tema. Aún queda por resolver la situación de varios integrantes de Cancillería y la Cámara Federal pidió, además, que se termine de dilucidar el rol del ex juez Héctor Yrimia.

En menos de 72 horas, Bonadio y Ercolini se deshicieron de dos causas con un alto contenido político y le pasaron la pelota a los tribunales orales para que sean ellos quienes definan el futuro de la ex presidenta, actualmente senadora por Unidad Ciudadana.

Las decisiones eran de esperarse: ambos tenían desde comienzos de año la posibilidad de elevar a juicio y se especulaba con que lo hicieran a fines de febrero. Coincide con un momento en el cual Cristina bajó su exposición. No hubo una respuesta oficial de su parte a lo que sucede en Comodoro Py. Al fin y al cabo, esto era lo que ella había solicitado en los expedientes: ir a juicio lo más pronto posible.

El direccionamiento por obra pública será llevado adelante por el Tribunal Oral Federal Nº2, el mismo que realizó el primer juicio por la Tragedia de Once. Está pendiente conocer qué jueces serán los encargados de afrontar un juicio que tendrá muchos condimentos y donde todavía está pendiente un pedido de desafuero y detención para Cristina.