Familia, política y poder: Chiqui Tapia, la figura perfecta que elige Macri para incomodar a Moyano

El Canciller - Comentarios

Una de las claves de la política es saber elegir el momento justo para golpear a tus enemigos. Saber cómo hacerlo, con quién confrontar y avanzar en el momento indicado para sacudir el tablero.

La estrategia cierra por todos lados: Mauricio Macri fortaleció su vínculo con el Chiqui Tapia, presidente de la AFA, en un intento por incomodar y alarmar la calma de Hugo Moyano, uno de los enemigos más pesados de la Casa Rosada en este último tiempo.

Un entramado familiar le pone un condimento diferente: el titular del organismo que regula el fútbol es yerno del líder de los Camioneros. La relación entre Moyano y Tapia no es la mejor: el sindicalista se sintió traicionado por la relación estratégica entre el titular de la Asociación del Fútbol Argentino y Daniel Angelici desde que tomaron el mando en Viamonte al 1366.

Con este contexto, y con el objetivo de molestar al gremialista y tenerlo cerca para conocer sus movimientos, Macri acepta y colabora con la gestión de Chiqui al frente de la entidad de fútbol. Incluso, según pudo saber elCanciller , el Presidente de la Nación suele aconsejar a Tapia con frecuencia sobre cuestiones que rodean al mundo de la redonda.

En el terreno político, las fotos no son un detalle menor y siempre tienen un motivo final. El 15 de febrero de este año, por caso, Macri se mostró junto a Tapia en la postulación tripartita de Argentina como sede para el Mundial 2030 como tema central, pero de fondo había toda una connotación política: Moyano y la Casa Rosada atravesaban su peor momento; incluso, había rumores de una posible detención del camionero.

Las conversaciones nunca frenaron y continuaron fortaleciendo el vínculo que menos le gusta a Hugo, quien, días después, lejos de callarse, aprovechó para descargarse con mucha sutileza: “No creo que mi yerno se deje influenciar, pero a veces las influencias no son directas. Puede ser que él ni se entere de lo que están haciendo”.

No es menor el papel que cumple Angelici, mano derecha y amigo de Macri, y ladero de Tapia en la AFA. Además, puertas adentro afirman que el presidente de Boca es quien tiene la llave original del edificio de Viamonte. Claro: otro personaje político que molesta a Moyano.

Hoy, para sumar enojos por parte del camionero, compartieron otro acto con motivo de un reconocimiento a Macri por su “aporte al desarrollo del fútbol argentino y sudamericano”. Con la presencia del titular de la FIFA, Gianni Infantino, el mandatario argentino habló un buen rato con Tapia y luego dio un discurso para todos los presentes.

De fondo, Macri y Moyano, que alguna vez supieron tener una alianza política, están en un momento de tensión máxima que no parece entrar en un período de tregua, mientras Tapia se mide entre las cuestiones familiares y su futuro en la AFA.