Expone a Bullrich un nuevo caso de gatillo fácil y revive la doctrina Chocobar

El Canciller - Comentarios

Si bien ocurrió el domingo, se conoció ayer: un nuevo caso de posible gatillo fácil se registró en Villa Centenario, Lomas de Zamora. Resulta que un joven evitó con su moto un control de Gendarmería Nacional y efectivos lo balearon por la espalda. El caso revive nuevamente la doctrina Chocobar, en donde vuelve a quedar sobre la lupa la gestión de la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich.

Gonzalo Nahuel Sala, de 19 años, iba con su moto y quiso esquivar el retén de la Gendarmería sobre la intersección de Saladillo y Bolonia, en el partido bonaerense de Lomas de Zamora. Allí fue herido de bala. El juez federal Federico Villena investiga a los cuatro efectivos que se encontraban en la escena, aunque según cuenta Télam, hasta el momento no hay detenidos. Sin embargo, fueron separados de sus tareas preventivamente.

Sala fue trasladado de inmediato a la Unidad de Pronta Atención de Villa Fiorito y posteriormente al Hospital Gandulfo, en donde fue operado. Hasta el momento, el joven continúa con pronóstico reservado. Su padre denunció que “Le tiraron a matar. Para colmo fue un día domingo y había una feria en el barrio. Por eso hay muchos testigos que vieron lo que pasó. Está con vida de casualidad, gracias a Dios”. Y agregó: “Él no tenía ni siquiera una gomera, él no quería que le saquen la moto porque tenía multas anteriores y pensaba que si le volvían a hacer una le iban a sacar la moto. El gobierno apaña a estos loquitos uniformados de Gendarmería.

El caso vuelve a poner en relieve el accionar de las fuerzas. La propia ministra Bullrich avaló el accionar luego del escándalo que generó el efectivo de la Policía Local de Avellaneda, Luis Chocobar, que asesinó a Juan Pablo Kukok a principios de febrero en La Boca tras un robo e intento de asesinato. “Si un policia le da la voz de alto a alguien, esa persona se tiene que detener. Si no lo hace, la policía debe actuar”, sostuvo Bullrich en a Dos Voces (TN) en a mediados de mes. Cómo última novedad, hace algunos días, la Cámara Nacional de Casación dejó firme el procesamiento del efectivo.

No fue el único caso el de Chocobar. A mediados de marzo, un chico de 11 años fue asesinado por efectivos de la policía de Tucumán. Facundo Burgos, volvía en una moto que manejaba un amigo suyo -de 14 años-. Los dos chicos volvían de presenciar unas “picadas” en la zona del parque 9 de Julio en la capital tucumana. Según el relato familiar, se cruzaron con una persecución en la que unos delincuentes que viajaban en tres motos eran perseguidos por la policía que, a larga distancia, disparó más de 20 balazos, uno de los cuales impactó en la nuca de Burgos.