Evo Morales en Argentina: las tres claves de su condición como refugiado

El ex presidente de Bolivia arribó al país junto a sus cuatro colaboradores más cercanos.
El Canciller - Comentarios

Evo Morales aterrizó en Argentina. El presidente derrocado de Bolivia llegó a Ezeiza este jueves tras su paso por México y Cuba, países que le brindaron asilo político luego del golpe de Estado que lo expulsó de su país.

El encargado de confirmar su llegada fue el nuevo canciller, Felipe Solá. En diálogo con TN, el funcionario indicó que tanto el ex mandatario como su vice, Álvaro García Linera, solicitaron asilo político, que fue convalidado por el ministro de Relaciones Exteriores y Culto. Sin embargo, Solá confirmó que en las próximas horas, el Ministerio del Interior, a cargo de Eduardo “Wado” de Pedro le consolidará la condición de refugiado.

Los hijos de Evo Morales ya se encontraban en la Argentina desde hace tres semanas. Habían sido recibidos por el gobierno de Mauricio Macri tras una gestión personal que realizó el entonces mandatario electo Alberto Fernández.

Las tres claves de la llegada de Evo Morales

  • Evo arribó al país junto a su vice García Linera, su ex canciller, Diego Pary Rodríguez; la ministra de Salud, Gabriela Montaño; y el ex embajador de Bolivia ante la OEA, José Alberto Gonzáles. Son cuatro de los colaboradores más cercanos al ex presidente de Bolivia: lo acompañaron durante su exilio en México y en su viaje por Cuba.
  • En Argentina, todos los aspectos vinculados a la protección, asistencia y búsqueda de soluciones para los refugiados son tratados por la Comisión Nacional para Refugiados (Conare), compuesto por funcionarios de los Ministerios de Interior, Justicia, Desarrollo Social y Relaciones Exteriores; junto al Inadi y ACNUR, la agencia de la ONU para los refugiados. Una vez que se consolida esa condición, los refugiados cuentan con los siguientes derechos: a transitar libremente, a educación y salud pública, a ser contratado o trabajar en relación de dependencia y a no ser discriminado. Además, el Estado se compromete a no “devolver ni expulsar” al refugiado a su país de origen.

  • Por su parte, entre las obligaciones, los cincos políticos bolivianos deberán informar su domicilio (no hay restricciones sobre cuál debe ser su paradero). También deberán informar a la Conare sobre su intención de viajar al exterior. En ese sentido, Felipe Solá agregó un pedido más, que no consta en la Ley Nº26.165 que reglamenta la situación de los refugiados: “Queremos de Evo el compromiso de no hacer declaraciones políticas en la Argentina. Es una condición que le pedimos nosotros”, expresó el flamante canciller.