En qué consiste el plan de vacunación masiva que prepara el gobierno

El Ministerio de Salud negocia con cinco laboratorios de distintos países la entrega de las dosis y una ambiciosa campaña para fin de año.
El Canciller - Comentarios

En el contexto de un aumento de los contagios diarios y con un acumulado de más de un millón de positivos, el plan del Gobierno apunta ahora a una vacunación masiva y obligatoria contra el coronavirus para marzo del 2021. Mientras tanto el Ministerio de Salud diseña para fin de año un plan para brindar la dosis a 13 millones de personas.

De acuerdo a Ginés González García, la cartera negocia con cinco laboratorios para brindar las dosis a la población. La incógnita que dejó el funcionario fue cuáles son los laboratorios, solo explicó este domingo sobre las vacunas que “tres de ellas están haciendo ensayos de fase 3 en nuestro país”, y que “una se fabricará acá”. Es decir que las dosis serán de AstraZeneca-Universidad de Oxford, Pfizer (se testea en el Hospital Militar Central), Janssen y Sinopharm. La quinta sería la vacuna rusa Sputnik V, que fue la primera en registrarse en el mundo contra el COVID-19 y llegará a la provincia de Buenos Aires.

La prioridad los tendrán los profesionales de la salud y los grupos de riesgo (mayores de 60 años, embarazadas y personas con patologías crónicas). Se intentará aplicar la vacuna a toda la población en marzo del año próximo.

Hasta el momento no hay grandes definiciones sobre la aplicación de las vacunas, todo dependerá del momento en que estén disponibles. Por eso, prima la velocidad, la cantidad de dosis para llegar a la mayor cantidad de personas posibles y el precio que se pagará por cada unidad.

Lo que sí está claro es la obligación de vacunarse de cada ciudadano, dado que está prevista en la ley de vacunas. Además, las vacunas también tendrán la obligatoriedad de dar dos dosis para asegurar su eficacia, excepto la de Jansen.

Te recomendamos leer

Vacunas a la vista

La más avanzada parece ser la del laboratorio estadounidense Pfizer, dado que planea pedir una autorización de emergencia para su vacuna contra el coronavirus a fines de noviembre.

“Suponiendo que los datos sean positivos, Pfizer solicitará una autorización de uso de emergencia en Estados Unidos poco después de que culmine la etapa de seguridad, en la tercera semana de noviembre”, dijo el director ejecutivo de la compañía, Albert Bourla, en una carta abierta publicada en redes sociales.

El ensayo clínico de esta vacuna se hace en Argentina, Brasil, Estados Unidos y Alemania. En el Hospital Militar Central participan 4.500 personas de entre 18 y 85 años, se habían anotado 20.000 voluntarios inscriptos.

El laboratorio Astra-Zeneca y la compañía biotec mAbxience producen el principio activo en la planta de Garín, en la provincia de Buenos Aires. Luego, en México se completará el proceso de producción y llenado. Esta vacuna, producida por el empresario argentino Hugo Sigman, tendrá un precio bajo por unidad: 4 dólares. A diferencia de los 37 dólares de la empresa Moderna.

“América Latina es un socio sumamente importante”, afirmó el CEO de Russian Direct Investment Fund (RDIF), Kirill Dmitriev este lunes en un webinar de los desarrolladores de la vacuna rusa. A su vez, sostuvo: “Vamos a confirmar acuerdos con Argentina y Perú, adicionando los ya existentes con México, Brasil y otros países de la región”.