El silencio de Monzó y Michetti: baja Ibarra el libreto del Presidente y apunta hacia el Congreso

El Canciller - Comentarios

“Esto es un camino de ida, la sociedad nos pide más austeridad y transparencia. Todo esto va a ser copiado y esta línea que nos pide el Presidente va a ser tomada por distintos organismos”, apuntó el ministro de Modernización, Andrés Ibarra, y puso en la mira al Congreso para que imite la medida.

No obstante, en el Congreso no se dieron por notificados. Según trascendió, tanto en el Senado como en Diputados recibieron el mensaje presidencial con cierta indiferencia: “Nosotros no entramos en ese recorte porque todo que había que hacer ya lo hicimos”, explicaron, por ejemplo, voceros citados por el diario La Nación. Hasta el momento, ni Emilio Monzó, el presidente de la Cámara de Dipútados, ni Gabriela Michetti, titular del Senado, dijeron algo al respecto.

Ibarra, en diálogo con Radio La Red, calificó la medida como “una exigencia de la sociedad” que se financia con los tres poderes del Estado. En el fondo, se sabe que la medida podría generar resistencia, ya que, allí habría un gran foco de nepotismo.

En un momento de la entrevista, el periodista Luis Novaresio le leyó al ministro un tweet en donde una oyente le preguntaba si de alguna forma la medida estaba diseñada para apagar el incendio que pesa sobre el ministro de Trabajo Jorge Triaca y la polémica con la ex casera Sandra Heredia y las designaciones en el Sindicato de Obreros Marítimos Unidos (SOMU). “No se tomó esta medida para sostener al ministro”, negó el ministro tajantemente.

Un ladero desde la época de Socma

Mi ambición personal está ligada al proyecto de Mauricio. Obviamente, prefiero algunas cosas a otras…, pero quiero estar donde a él le sirva, ser parte de su proyecto“, le dijo al diario La Nación en julio del 2013. A los 22 años y con “el diario bajo el brazo” -según él mismo lo define-, ganó la beca Socma para estudiantes de economía. Cuando al cabo de algunos años, Mauricio Macri lo designó como gerente de control de gestión de la constructora Sideco S.A, una de las naves insignias del holding. Allí comenzó una historia que lo llevó por Autopistas del Sol (otra pata del grupo empresario) y luego por el Correo en su etapa privatizada. Desde allí, siguió a capa y espada a Macri por Boca Juniors, el gobierno de la ciudad y ahora en el ministerio de Modernización.