Recesión en las góndolas: de la harina a las carnes, la inflación de 15 alimentos claves durante 2018

La inflación de la era Macri no da tregua. El miércoles se conoció que el aumento de precios de septiembre fue de 6,5%, la segunda cifra más alta desde que el ingeniero de la UCA llegó a la Casa Rosada, sólo detrás del crecimiento de los precios inmediato a la salida del cepo cambiario. El acumulado del año 2018 asciende a 32,4%, pero aún más crecieron los precios de los alimentos básicos, que reflejan una suba de 35,8% en los últimos nueve meses. La variación de 12 productos claves de la canasta básica.

La nueva política del Banco Central, que provoca una fuerte recesión económica, tiene una explicación: la inflación no cedió en todo el gobierno de Cambiemos. Lejos de estar corregido el aumento de los precios, en los últimos meses de 2018 estos se recalentaron debido a las corridas cambiarias que golpearon a la economía a lo largo del año. La crisis en las góndolas.

La harina de trigo se ubicó como el producto que registró más aumentos. Según Indec, en promedio, se encareció un 144%, casi cinco veces la inflación acumulada en los primeros nueve meses. Esta suba se refleja también en el precio de los fideos, que ocupa el tercer lugar del ranking con un incremento del 68,84%, y el del pan (+65,84%). En el medio, en segundo lugar, están los huevos, que pasaron de costar $36,2 a $63,80 (+76,22%).

Pocos son los alimentos básicos que vienen creciendo por abajo de la inflación. Las carnes -tanto blancas como rojas- también reflejan un incremento cuantioso. El pollo precio del pollo registró un incremento de 50,67% y el de la carne picada, de 40,50%.

De todos modos, algunos productos básicos crecieron menos que el aumento general de los precios. En esta lista se ubica la leche, las galletas de agua, el azúcar, el yogurt y la batata. La manteca, por su parte, empató con la inflación acumulada en estos nueve meses.

Estos productos básicos impactan directamente en la canasta básica de alimentos, que sirve para medir la indigencia del país, que hoy afecta a 2,1 millones de personas. Por este motivo, el Gobierno subió los valores de varias asignaciones destinadas a la contención social de los sectores más vulnerables.