Dólar a $31 y derrumbe histórico: reaparece Macri en tierra opositora con los cuadernos bajo el brazo

El Canciller - Comentarios

En la Casa Rosada la preocupación por la situación económica no se esconde. Los propios funcionarios aparecen en tándem en los canales de televisión para intentar argumentar o justificar los problemas que atraviesa el país, con un derrumbe histórico de la actividad económica y un dólar por las nubes.

Ante este escenario reapareció Mauricio Macri frente a las cámaras. Después de una semana de entrevistas y declaraciones, el Presidente pisó tierra opositora en Tucumán en le inauguración de una central térmica de YPF junto Juan Manzur, un gobernador que endurece su postura por el Presupuesto y se aleja del oficialismo de cara a 2019.

Durante su discurso, a tono con la línea que bajaron Durán Barba y Marcos Peña, el primer mandatario hizo eje en la “transparencia” de las obras durante su gobierno para diferenciarse del kirchnerismo, en medio de los casos de corrupción que salpica a exfuncionarios y empresarios.

“Cuando aparecen estas situaciones que estamos viviendo con los cuadernos yo sé que les trae mucha tristeza a los argentinos”

Con la difícil tarea de recuperar la confianza y alejar el malestar de la sociedad, Macri dijo: “Cuando aparecen estas situaciones que estamos viviendo con los cuadernos yo sé que les trae mucha tristeza a los argentinos, pero tenemos que estar orgullosos de poder sacar la verdad sobre la mesa”.

“Queremos reglas de juego claras”, agregó, y dijo que “toda esta plata de la corrupción entendemos por qué faltan rutas, puertos y energía”. “El desafío es seguir perfeccionando la transparencia porque todos queremos vivir con la tranquilidad de que se están haciendo las cosas con nuestro esfuerzo”.

Macri sabe que las encuestas golpearon su suerte para el 2019. Aún por encima de Cristina, pero con un margen más chico, los números reflejan que la sociedad pide respuestas de la economía y no un discurso alentando la grieta o la pesada herencia.

“Es una oportunidad para demostrar que somos capaces de salir adelante y de continuar en el camino del crecimiento. Nunca más hay que ocultar los problemas debajo de la alfombra”, cerró el Jefe de Estado. Un discurso con los cuadernos bajo el brazo para ahorrar el malhumor y las críticas por la economía.