Devuelve algo de brillo el Gobierno a la CGT en la pelea por la reforma laboral

Omar Plaini, secretario administrativo de la CGT, dijo hoy que "es una copia de la flexibilización de los 90" y que, así como está no la van a aprobar "de ninguna manera".
El Canciller - Comentarios

“Así como está no la vamos a aprobar de ninguna manera”, dijo hoy Omar Plaini, secretario General del Sindicato de Canillitas y diputado Nacional, en diálogo con Radio Mitre, sobre la reforma laboral.

A pesar de confesar que la CGT, donde es secretario administrativo, no está cerrada al diálogo explicó que “la reforma laboral, como está, es retrotraerse al pasado. Habla de derechos y deberes recíprocos, pasa del derecho tutelar a un contrato de iguales. Si se lee el artículo 1, hace recordar décadas pasadas y no podemos aceptar eso. No hay contratos de iguales entre un empresario y un trabajador”.

“Es una copia de la flexibilización de los 90. Porque se elimina la responsabilidad solidaria de la empresa madre en las empresas tercerizadas, el principio de irrenunciabilidad, las horas banco”, Omar Plaini

Sintonizando la propuesta del Gobierno con la flexibilización de los ’90, aseguró que la nueva reforma busca que “la empresa le ordene la vida al operario”.

“Es una amnistía para los empresarios”, Mariano Recalde

Sumados a las quejas se juntaron ayer varios dirigentes de sindicatos y gremios (como Unión Ferroviaria de Haedo, Ademys, Foetra, Aerolíneas Argentinas, Fate y SUTEBA, entre otros), para hablar del “carácter antiobrero de la reforma que busca liquidar conquistas y derechos históricos de los trabajadores”.

Aparecieron con una reforma de 145 artículos después de octubre. El gobierno nos mintió. Estaba esperando un resultado electoral para avanzar”, justificó el dirigente de la CGT.

“Aplicar solamente esto no sé si va a generar más trabajo, pero con otras medidas en conjunto que ya están en estudio, va a servir“, explicó el titular de la Cámara Argentina de la Construcción (Camarco), Gustavo Weiss, en El Cronista. “Va a haber un mínimo no imponible sobre el que no se van a pagar las contribuciones patronales ($ 12.000) y es muy importante. El 50% de los salarios del país está en ese orden y esto sería muy atractivo para que muchos blanqueen a su gente“, concluyó, resaltando que “los gremios son proclives a discutir estos temas”.

“No sé si va a generar más trabajo, pero con otras medidas en conjunto que están en estudio, va a servir”, Gustavo Weiss

Por su parte, el Legislador Mariano Recalde aprovechó la batahola de críticas a la propuesta del partido opositor para hacer propio el reclamo. Ayer, en su cuenta personal de Twitter, subió un video “explicando” la polémica reforma. “Una de las formas más grotescas de evadir las leyes laborales es contratar al trabajador y considerarlo no trabajador, haciéndolo facturar y dando más facilidades para evadir”, explicó para concluir: “es una amnistía para los empresarios”.

Sin embargo, a pesar de que la discusión por la reforma parece tener mucha tela que cortar, la CGT y el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, volverán a reunirse la semana que viene para seguir negociando sobre el borrador de la reforma. De todas maneras, la CGT también planea juntarse con gobernadores peronistas para bloquear el proyecto en caso de que llegue al Congreso sin estar consensuado por ambas partes.