Desafuero de CFK: pega Pichetto un portazo en el Senado y desactiva al estrategia del Gobierno

El Canciller - Comentarios

Se enojó y se fue dando un “portazo” el líder de la bancada peronista de la Cámara alta, Miguel Ángel Pichetto, del Salón Arturo Illia del Senado de la Nación. Resulta que el oficialismo pidió iniciar el tratamiento del desafuero de la ex presidenta y senadora de Unidad Ciudadana, Cristina Fernández de Kirchner, lo que provocó la ira del bloque del PJ.

“No se cumple lo estipulado y se abre un tema cuando el objetivo de esta comisión, hoy, era elegir autoridades”, disparó Pichetto y agregó:”No le vamos a rehuir a este debate, lo que veo es que se trata de utilizar este tema en una coyuntura para tener un título en los diarios”, para luego dejar el micrófono sobre una mesa y retirarse sin mediar palabra con nadie. La caras de incomodidad del peronista Dalmacio Mera y la oficialista Laura Rodríguez Machado, autoridades de la Comisión de Asuntos Constitucionales, lo decía todo.

En lo formal, la reunión era para designar las autoridades, establecer días y horarios de reuniones y fijar la agenda y pautas de trabajo. No obstante, Cambiemos logró “colar” el tema del desafuero de CFK. No obstante, quien prendió la mecha fue Ernesto Martínez, senador cordobés de Cambiemos: “Hay temas que preocupan, no sólo al Senado sino también a la sociedad, como los pedidos de desafuero de algunos senadores que vienen año tras año dilatándose”, dijo.

Antes de que Pichetto salga del salón, el neuquino -y principal espada del kirchnerismo en el Senado- Marcelo Fuentes tomó la palabra y dijo que “Esto es la continuación de la política por otros medios, las causas judiciales y la destrucción de la imagen”.

“No se cumple lo estipulado y se abre un tema cuando el objetivo de esta comisión, hoy, era elegir autoridades”, dijo Pichetto

Hay una cuestión técnica de fondo: el pedido de desafuero de la ex presidenta seguro se tratará en el recinto, ya que el plazo legal para que dictamine la Comisión de Asuntos Constitucionales es de 60 días, y justamente, fueron superados. La ex mandataria fue procesada en diciembre por el juez federal Claudio Bonadio por considerarla (junto a otros nueve acusados) de encurbrir el atentado a la AMIA a través del impulso de la firma del Memorándum de entendimiento con Irán.

En los 20 minutos que duró el encuentro quedó evidenciado el tenso momento que vive el peronismo “dialoguista” con el Gobierno. Todavía no se superó el terremoto que generó la reforma previsional y posteriormente -que quedó trunca- la reforma laboral.