De la pesada herencia a la tormenta: se agota el relato del Gobierno y sufre Macri en las encuestas

El Canciller - Comentarios

 La causa de los cuadernos de las coimas, la recesión y una economía en terapia intensiva hilvanan un esquema electoral de cara a 2019 en el que todas las fuerzas encuentran equilibrio. De esta manera, pese a que Comodoro Py avanza contra el kirchnerismo y la situación crítica de la economía golpea a Cambiemos, ningún partido pierde adeptos y se abre un escenario de empate técnico en el que otra vez los indecisos serán protagonistas.

¿Qué le gustaría que suceda en las elecciones de 2019?


Desde que lanzó la reforma previsional hasta el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, el oficialismo derrochó un importante caudal político que provocó una caída de la imagen positiva de Mauricio Macri atada a un crecimiento del rechazo a su gestión. Ahora, pese a que la situación económica es cada vez más crítica, los adeptos de Cambiemos se abroquelan de su lado de la grieta y el Presidente se encontró con su piso electoral cercano al 40%, lo que lo perfila como el candidato con más intención de voto pero insuficientes para ganar en primera vuelta o en balotaje.

El partido de Cristina Kirchner, por su parte, demuestra que es imposible perforar su piso electoral del 35%. La causa de los cuadernos no movió la aguja de votantes de la actual senadora y, por el contrario, a medida que se acentúa la crisis, el modelo económico del kirchenrismo gana fuerza y la imagen positiva de Áxel Kicillof aumenta.

De cara a la campaña electoral, la encuesta de Giacobbe y Asociados trae preocupación para el Gobierno. A principios de 2016, casi el 70% de los consultados aseguraba que la responsabilidad de la crítica situación económica era del kirchnerismo. Hoy, los números se dieron vuelta: el 41,9% de los encuestados culpa al macrismo, mientras que sólo el 31,8% al kirchnerismo.

De esta manera, los resultados muestran un agotamiento del recurso de “la pesada herencia” como argumento electoral. Sin tener buenas cifras económicas para mostrar y con la chequera limitada por la auditoría del FMI, al oficialismo le costará encontrar un mensaje sólido para seducir al electorado indeciso.

Fuente de los datos: encuesta de Giacobbe y Asociados.