Cinco claves de la reforma previsional: “la mejor variación salarial”, la recaudación de ANSES y cuatro aumentos anuales

A días de terminar el 2020, Diputados trata la nueva fórmula jubilatoria. Se espera que el próximo 29 se vote en el recinto.
El Canciller - Comentarios

La Cámara de Diputados trata el proyecto de movilidad jubilatoria, luego de los cambios que sumó el Senado al texto original. Las comisiones de Trabajo y Previsión Social, y de Presupuesto y Hacienda debatirán la nueva fórmula hasta el 23 de diciembre.

El oficialismo prevé votar la iniciativa en el recinto el próximo martes 29, misma fecha en que se tratará en la Cámara baja la propuesta de legalización del aborto. Estas horas son fundamentales para El Frente de Todos, que trabaja para asegurar el quorum.

El proyecto, que obtuvo media sanción en el Senado, utiliza la fórmula del Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner que se mantuvo hasta 2017. La fórmula combina en un 50% la recaudación de la ANSeS y en otro 50% la variación salarial, surgida de la que resulte más alta entre las medidas por el INDEC y por el Ministerio de Trabajo (índice RIPTE).

Tomar el mejor de los índices de salarios (el del INDEC o el RIPTE), en lugar de solo el RIPTE como establecía el proyecto en sus comienzos, mejoraría la situación de los jubilados.

Otro de los cambios a la propuesta incluye que los aumentos de jubilaciones y pensiones sigan siendo cuatro en el año –en vez de dos, como había definido en principio el Poder Ejecutivo-. También se eliminó que el aumento del 5% de las prestaciones de diciembre fuera tomado a cuenta del próximo incremento de marzo.

El proyecto prevé que la primera recomposición de los haberes basada en la nueva fórmula aplique en marzo. Dicho porcentaje se relacionará con los salarios y la recaudación de los recursos tributarios destinados a la seguridad social en el último trimestre de 2020.

Te recomendamos leer

Fórmulas en disputa

El ministro de Trabajo, Claudio Moroni y la titular de la ANSES Fernanda Raverta destacaron este lunes en el Congreso que la nueva fórmula para el 2021 ya demostró ser “virtuosa” cuando entre el 2008 y el 2017 permitió que los haberes tuvieran un aumento real del 25,6 por ciento.

El secretario general del ANSES, Santiago Franschina, sostuvo este lunes que si se comparan las dos fórmulas de ajuste implementadas en los últimos once años está claro que “en la del 2008 al 2018 los trabajadores ganaron un 25,8% y, en la otra, la de Macri, hubo una pérdida del 19 por ciento en solo dos años”.

 

A fines de 2017 se aprobó, durante el Gobierno de Cambiemos, una fórmula que contemplaba en un 70% la evolución del Índice de Precios al Consumidor (IPC) y en un 30% la evolución salarial. El Gobierno suspendió la ley 27.426 durante este año. Se decidió a través de la ley 27.541 que establecía la suspensión por 180 días, luego la medida se prorrogó hasta fin de año por decreto.

Pese a la mejora del proyecto original de la nueva fórmula que plantea el Gobierno, las críticas sobre la iniciativa apuntan a que no tiene en cuenta a la inflación.