Caso Brito: la hipótesis de la tirolesa, un recorrido conocido y una caja negra para investigar

La sorpresiva muerte del empresario de 68 años, como consecuencia de un accidente aéreo en Salta, está en plena investigación.
El Canciller - Comentarios

La Justicia Federal de Salta investiga cómo se produjo el accidente del helicóptero que comandaba Jorge Brito, junto al piloto Santiago Beaudean. Se confirmó que el vehículo tenía una caja negra que será analizada por la Junta Nacional de Accidentes de Córdoba.

El choque ocurrió 75 kilómetros al sur de la capital de la provincia, según la Junta de Seguridad en el Transporte.

La principal hipótesis del caso es que el helicóptero Eurocopter AS 350 Ecureuil matrícula LV-FQN color gris se enredó con un cable de metal que se utiliza para hacer tirolesa. Como consecuencia, Brito perdió el control de la aeronave e impactó en las aguas de la zona aledaña al dique Cabra Corral.

Esta versión es la de una testigo que vio cómo se enredaba y estrellaba el helicóptero, mientras hacía rafting en el dique. La policía provincial recibió el alerta poco antes de las 16hs. Después de esa hora, otra mujer llamó a las fuerzas de seguridad para avisar que su pareja fue hasta la zona del accidente y vio dos cuerpos. Ambos estaban muertos.

La tirolesa del dique va de una altura de casi 170 metros hasta los 40 por sobre las aguas del río Juramento, en la zona de Coronel Moldes. Sobre la hipótesis habló el secretario de Turismo de Cabra Corral, Eduardo Muratore. “La tirolesa forma parte de una empresa que se llama Salta Rafting, está habilitada por el ministerio de Turismo, hacen todas actividades de aventura”, explicó en diálogo con Radio 10.

También el ministro de Seguridad provincial, Juan Manuel Pulleiro, confirmó la hipótesis de que el piloto no vio los cables. “Sobrevolé la zona y vimos que el helicóptero estaba justo debajo de los cables de la tirolesa. Todo hace pensar que efectivamente se pudo haber enganchado ahí“, expresó en una entrevista con TN.

Asimismo, aclaró que el clima en el momento del accidente era bueno: “Las condiciones climáticas eran óptimas, yo estuve en la zona una hora más tarde y el clima era apto para volar”. Además sostuvo que Brito conocía muy bien la ruta.

Te recomendamos leer

El último contacto

Las comunicaciones entre la torre de control y el helicóptero de Brito son fundamentales para esclarecer qué sucedió. La torre le consultó a los pilotos en cuánto tiempo preveían la llegada hasta Joaquín V. González (lugar de destino) y contestaron al instante: “Se la voy a pasar ahora en cuanto terminemos Cabra Corral, pero aproximadamente va a ser en una hora”.

Luego, el control consultó por la “visual” y la “frecuencia” y los pilotos respondieron: “Ok visual y frecuencia, después le decimos cuando arribamos”. Esa fue la última comunicación.

Brito fue el fundador y presidente del Banco Macro

La ausencia de respuestas posteriores por parte de Brito y Beaudean hicieron que los operadores se comuniquen con otras aeronavales que volaban en la zona para que pudiesen hablar con los dos hombres. “Tenemos un reporte de una aeronave perdida o accidentada”, afirmaron.

El empresario iba todos los jueves y viernes a esa zona donde tiene un feedlot en uno de los campos. Brito era dueño en Salta de la Inversora Juramento, una firma agrícola ganadera, que tiene más de 90.000 hectáreas en la provincia. Tenía el rol de presidente y accionista mayoritario de la empresa, mientras que Jorge Brito hijo es el vice.