Buena conexión, puntualidad y enfoque: las entrevistas de trabajo virtuales en cuarentena

Los expertos aconsejan hablar sobre los logros de forma clara y concisa, tener preparado un discurso previamente y escuchar al entrevistador, entre otras recomendaciones.
El Canciller - Comentarios

La búsqueda de trabajo y las entrevistas continúan en tiempos de aislamiento obligatorio. La imposibilidad de salir de casa para tener una entrevista cara a cara convierten a las entrevistas online en la única alternativa. Los aspectos técnicos y discursivos son los más relevantes para alcanzar buenos resultados.

“Es importante tener un espacio en donde sepas que no te van a interrumpir y tengas buena conexión”, coinciden en este punto la consultora de recursos humanos, Guadalupe Tisera y el Global Talent Acquisition Consultant de The Clorox Company, Luis Federico Medeiro. También es importante chequear el micrófono, la cámara y la conectividad a Internet, cinco minutos antes de empezar la entrevista o controlar si se tiene señal en el caso de una llamada.

Al no estar acostumbrados, hay quienes la entrevista de forma remota puede desconcertarlos. Sin embargo, la experiencia de Tisera en compañías multinacionales la lleva a catalogar a ese tipo de entrevistas como “el primer filtro”. Es decir que la persona que busca un nuevo trabajo, en algún momento de su vida, deberá enfrentarse a esta situación y saber cómo manejarla.

Por dónde empezar

Aconsejo contar tres o cuatro cosas para asegurarme decirlas, previamente las preparé y calculé el tiempo. Esos puntos tienen que garantizar darme la llave al siguiente paso”, explica Tisera.

Al ser claro y conciso, los expertos consideran que se pueden lograr mejores resultados: “Si te vas por las ramas y encima, la persona no está enfrente, perdés el interés del otro”.

Para que el entrevistado diga lo que quiere decir en el tiempo que estima, requiere que lo tenga bien estudiado. Un buen comienzo es focalizarse en las principales responsabilidades, logros, dificultades superadas y desafíos de las últimas dos experiencias laborales en dos o tres minutos.

También Medeiro, reclutador en toda Latinoamérica, destaca que el entrevistado hable de sus destrezas y fortalezas, y trabaje en su discurso. Ya que dar información sobre un proyecto, su rol en esa acción y los resultados es valorable.

Asimismo Tisera cuenta: “Hay personas que pasan 15 minutos hablando sobre toda su historia laboral desde que comenzó. Eso no sirve porque al llegar a lo importante puede que se acabe el tiempo“.

Para desmitificar sobre qué es lo primero que mira el seleccionador, Tisera aclara que no se fijan “en la cara, el pelo o la ropa”. Y sí observan la experiencia, por eso el entrevistado debe hablar sobre eso. De esta manera, el entrevistador podrá definir si esa persona es apta para el puesto.

Te recomendamos leer

Lo secundario

La información adicional también debe estar presente a la hora de ser entrevistado. “La formación académica y los hobbies hablan de la persona”, explica la coach y licenciada en Recursos Humanos.

No significa que por ser información adicional no sea importante, sino que dará el contexto de la personalidad. Respecto a esos datos, Tisera ejemplifica: “Si ayuda en la ONG te hablará de alguien social, si estudió una u otra carrera será un poco más analítico o pragmático, o si tiene una familia, hacer un cambio será una apuesta grande”.

Otra actitud a tener en cuenta es escuchar. “Es clave escuchar lo que me preguntan y más en la virtualidad al no poder ver tanto al entrevistador. Hay que intentar pensar en lo que le sucede al otro y eso se genera en la escucha”, sostiene la experta que brinda talleres gratuitos durante la cuarentena sobre estos temas. Y aclara: “Hay personas que piensan que por ser los entrevistados deben hablar todo el tiempo, pero no se debe ser así. Tiene que existir un ida y vuelta“.

En este punto, Medeiro hace hincapié en que “la escucha activa amplia sirve para entender y responder de acuerdo a lo que se pregunta”.

Tampoco por ser entrevistado hay que dominar la charla. La experta sostiene que “el secreto está en transmitir quién soy de manera efectiva para llamar la atención del entrevistador”.

“El entrevistado debe ser él mismo, porque después tendrá mas éxito en un trabajo que se adapte a él, en vez de él readaptarse al ambiente laboral”, explica el reclutador. Y agrega: “No hay que sentirse incómodo con las situaciones del hogar que pueden surgir. Por ejemplo que te hable tu hijo mientras estas siendo entrevistado”.

También la ropa habla de uno. Y aunque sea raro vestirse con camisa y blazer estando en el hogar, al experto le parece válido, ya que “la persona se vestirá así para ir a la oficina”.