Defensas de tesis online: cómo es recibirse en aislamiento

Estudiantes de licenciaturas y doctorados deben finalizar sus carreras de forma virtual. Los cambios en las facultades y las reacciones de los recién recibidos.
El Canciller - Comentarios

“Rendí mi tesis doctoral de manera online y se presentaron inconvenientes que uno no espera”, cuenta Martín Poblet, Doctor en Física. Durante su defensa le tocaron el timbre de su casa, y uno de los jurados no pudo hacerle una pregunta porque tenía problemas con Internet.

Martín es uno los tantos que se recibió a través de la modalidad digital. El momento culmine de la mayoría de las carreras es cuando se defiende la tesis. Por eso, en tiempos de coronavirus, las universidades modificaron la modalidad de presencial a virtual para que los estudiantes puedan avanzar con sus estudios.

Las facultades, los profesores y los alumnos se adaptaron al cambio a medida que el aislamiento obligatorio avanzaba.

Entre las casas de estudio que se sumaron a esta modalidad está la Universidad Nacional de Tucumán (UNT), la Universidad Nacional de Rosario (UNR), la Universidad de Buenos Aires (UBA)y la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO).

“Teníamos experiencia en incorporar a un jurado mediante videoconferencia, que participaba con preguntas, pero nunca habíamos hecho algo como ahora”, explica Hernán Grecco, director del Departamento de Física, de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la  UBA.

Por primera vez, la facultad implementó la defensa de tesis de las licenciaturas y de los doctorados de forma online. Antes del dictado de la cuarentena obligatoria rendían la defensa a puertas cerradas con el estudiante, el director y los jurados. No contaban con público presencial, pero se transmitía por YouTube.

Aunque hasta el momento la UBA no dispuso una reglamentación sobre qué hacer en estos casos, esta modalidad es cada vez más común. Grecco sostiene que “hubo un gran acompañamiento de la facultad de Ciencias Naturales para regularizar esto”.

La casa de estudios respetó las fechas de defensa de tesis de los alumnos. “Poder mantenerlas era darles un elemento de seguridad, ante tanta falta de certezas”, explica el investigador del CONICET.

Comenzaron no solo con la idea de que los alumnos se reciban, sino que también contaron con el apoyo de sus familiares y amigos.

Te recomendamos leer

Futuro digital

Aunque la cuarentena se levante, Grecco cree que va a haber una restricción para las aglomeraciones: “Nosotros planeamos hacer todo virtual, pese a que lo presencial sea más fácil”.

La Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la UBA adaptó las normas y agregaron un veedor en todas las defensas. Este último oficia como escribano del evento: “Tomamos el espíritu de la reglamentación original para llevar a cabo esta modalidad.

“Es importante que esta modalidad siga a futuro, porque hay especialistas que están en otros países y tener jurados de primer nivel internacional es muy importante”, explica. Pese a que la urgencia los obligó a seguir este camino, Grecco destaca lo esencial que es tener el proceso institucionalizado para casos específicos en el futuro.

Modalidad online

Para llevar adelante la defensa de tesis en formato virtual, hay una parte logística, tecnológica y reglamentaria que se unen para lograrlo.

La participación del alumno, del director y de los jurados es por Zoom o Skype. Mientras que la otra parte, pública, se transmite en directo vía YouTube, para que los seres queridos de los que rinden, sigan el examen desde ahí. “Lo bueno es que no interceden con la defensa”, dice Grecco sobre el público.

Grecco explica que el estudiante presenta junto a diapositivas de Power Point, una exposición oral y después los jurados hacen las preguntas. A su vez, la discusión de la nota se hace de forma virtual, luego de que se retiren el alumno y el director.

“Siempre hay aluvión de defensas en marzo porque las becas del CONICET comienzan en abril”, explica el profesor de la UBA.

“Fue raro”

“El 31 de marzo rendí mi tesis doctoral porque era el último día posible, antes de pedir una beca posdoctoral necesitaba estar doctorado”, relata Martín Poblet. Pese a que la fecha terminó siendo feriado, logró defender su tesis. “Por suerte los jurados, con la ayuda de Hernan Grecco, me permitieron hacer una defensa online“, dice el joven de 31 años.

Poblet fue uno de los de más de 40 doctores que obtuvo su título en la facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la UBA de esta manera. Reconoce que “fue raro defender así”, ya que “uno empieza el doctorado y sabe que va a culminarlo con la defensa de la tesis acompañado por sus seres queridos”. Se anotó para rendir de esta forma, para llegar a aplicar a las becas del CONICET. Sin embargo, los plazos se fueron extendiendo.

Poblet había prometido para el festejo postres Balcarce (localidad de donde es oriundo), pero no pudo celebrar. “Los festejos van a llegar más adelante, porque mi familia está allá y yo en Buenos Aires. Recibirme y que estén lejos fue extraño“, confiesa.

Unos días antes de que finalice el mes, el viernes 27 de marzo, Lucio García se convirtió en licenciado en Física. “Esperaba que la defensa iba a ser con cinco u ocho personas, y la verdad que me puso triste no poder festejar por el esfuerzo de todo el año”, dice García. Y agrega: “Fue una experiencia que estuvo muy buena, no fue tan terrible como lo imaginé”.

El departamento de Física le ofreció que defienda de forma online. “Me dio ansiedad porque no sabía manejar la modalidad, era algo distinto y estaba nervioso”, explica el joven de 26 años. Aunque destaca que poder compartir la experiencia aunque sea a la distancia con sus amigos y familia le gustó “muchísimo”. Además hace hincapié en que muchos de ellos no iban a poder presenciar la defensa (si hubiese sido en la facultad), ya que se hace en horarios laborales.

Ahora espera comenzar el doctorado, pero con la cuarentena, no sabe cuánto tendrá que aguardar.