Ayuda social, Precios Cuidados y AUH: el plan de Stanley para evitar el desborde social

El Canciller - Comentarios

La crisis económica que golpea al país obliga al oficialismo a reconfigurar su esquema político y económica. En medio de la tormenta diaria, pocos son los funcionarios que ganar fuerza a medida que los números son cada vez más desalentadores. Sin perspectivas de crecimiento para este año ni el que viene, la ministra de Salud y Seguridad, Carolina Stanley, sumó a su cartera a aquella que le pertenecía al radical Adolfo Rubinstein y afronta ahora, con un presupuesto engordado para repartir entre los vulnerables, la tarea de gestionar la ayuda social en el país de la sábana corta y la necesidad de los recortes.

En diálogo con Aire de Noticias, por Radio Mitre, Stanley destacó que habrá un aumento en el gasto social para paliar los efectos de la recesión económica y la devaluación del dólar que, tal como ya sucedió en agosto, será digerida por la economía con varios meses de índices de inflación récord.

En ese sentido, la funcionaria de Cambiemos alentó el relanzamiento de los Precios Cuidados, una política kirchnerista que había perdido importancia por la desactualización del programa y por las ofertas de las propias cadenas de supermercados. En tanto, ratificó que siete de cada diez pesos del Presupuesto van a inversión social. “Trabajamos con (Dante) Sica en permitir que las familiar accedan a esos productos que aumentaron”, sostuvo.

“Desde el principio le dimos prioridad al trabajo social”

Además, al ser consultada sobre el número de pobreza, la ministra remarcó que prefiere no especular con la cifra, aunque aseguró que “vivimos en un país en el que un tercio de los argentinos es pobre” y se está “trabajando para cambiarlo”. En ese marco, destacó la importancia de los movimientos sociales y su diálogo con el Gobierno. “Generar un clima de conflictividad es mostrar que no te importa nada”, agregó.

 “Confío en la responsabilidad de los movimientos sociales”

Sobre los saqueos


Stanley manifestó que los intentos de saqueos en algunas localidades del país fueron “situaciones muy puntuales” que “tienen que ver con algo armado“. Por último, admitió que el país atraviesa una situación económica complicada, sobre todo debido a la alta inflación. “Reconocemos que la inflación es un problema y es más alta de la esperada”

“La inflación es el peor impuesto”