Autos abandonados en Tres de Febrero: el plan para recaudar fondos

El Intendente, Diego Valenzuela y el ministro de Seguridad, Martín Ocampo firmaron un convenio para compactar vehículos abandonados y donar el dinero de la chatarra al hospital
El Canciller - Comentarios

Diego Valenzuela, el intendente de Tres de Febrero, firmó ayer un convenio con el ministro de Justicia y Seguridad de la Ciudad de Buenos Aires, Martín Ocampo, para compactar los vehículos que estén abandonados en la vía pública. Así, el Municipio se suma al acuerdo Pro.Com que la Ciudad firmó hace cinco años con el Hospital Garrahan. El mismo consiste en acarrear los vehículos que se encuentren en la calle, compactarlos y colaborar con la fundación del hospital mediante la venta de chatarra.

A pesar de que Ocampo señaló que la problemática es “tanto de los bonaerenses como de los porteños”, para Tres de Febrero el tema de los autos abandonados es un flagelo sobresaliente. Por la cercanía con el Barrio Ejército de los Andes, Ciudadela, es una de las zonas del partido con mayor cantidad de vehículos abandonados en la vía pública. Además de la suciedad y la reducción del espacio para estacionar, los coches permiten que aumente la inseguridad, dando refugio a los delincuentes a cualquier hora del día. 

Más allá del nuevo convenio, la remoción de vehículos era un tema de agenda para la intendencia de Valenzuela. De hecho, el Plan Municipal de Remoción y Compactación de Tres de Febrero, en un solo mes, había alcanzado cerca de 500 vehículos recolectados.

Antes de ser compactados, los autos son sometidos a un proceso de descontaminación en el que se extraen baterías, tubos de gas y otros elementos que merecen tratamientos más específicos.

El proceso que se llevará a cabo en el partido será similar al de la Ciudad: los autos se levantarán, se compactarán, se venderá la chatarra y luego se donará el dinero recaudado. El presidente de la Fundación Garrahan, Jorge Menehem, indicó que seis millones de kilos de chatarra equivalen a más de 2 millones de pesos, lo cual es de gran utilidad para la compra y modernización de sus equipos, la construcción de habitaciones en la Casa Garrahan y la edificación de la sede Hemato-Oncológica.