Aumentar el empleo y bajar la inflación: temen los gobernadores a la agenda de Macri

El presidente de la Nación, Mauricio Macri, presentó ayer en el Centro Cultural Kirchner las reformas y directrices que trazarán el rumbo de la Argentina venidera. Reducir la pobreza, bajar la inflación, crear empleo, disminuir el gasto público y equilibrar la balanza comercial. Los gobernadores adhieren a las palabras del Presidente, pero miran con cautela el futuro.

"Responsabilidad fiscal, bajar impuestos, generar trabajo y mejorar la calidad institucional son ejes que deben tener el consenso de todos", expresó el gobernador salteño Juan Manuel Urtubey por Twitter. Otro que suscribió al mensaje presidencial fue Miguel Lifschitz, gobernador de Santa Fe, pero dijo que habrá que ver "la letra chica, el contenido de las propuestas".

Los lineamientos generales que propone el macrismo apuntan a una reducción del gasto público para cumplir con la meta de bajar un punto por año el déficit de la balanza comercial. Asimismo, el Gobierno anunció que continuará firme en el recorte de la emisión monetaria y que espera que todas las provincias suscriban a la intención de equilibrar las cuentas públicas.

Algunos gobernadores, sobre todo los que salieron golpeados de las últimas elecciones, advierten las complicaciones que traerá aparejada esta nueva Argentina que propone Cambiemos. Con un Gobierno Nacional que medirá mucho su generosidad, deberán diagramar métodos para reducir el déficit teniendo en cuenta el costo político. Estas reformas se suman al pedido de los Fondos del Conurbano de María Eugenia Vidal, otro paquete que los caciques provinciales quieren evitar.

La idea de reducir el ahogamiento fiscal suena seductora, pero en la praxis los gobernadores conocen las dificultades. La agenda política que diseña Macri requerirá que las provincias reduzcan el gasto. En este marco, Urtubey ya prevé un recorte del 20 por ciento de ministros, secretarios y subsecretarios.