Apunta Acevedo a los partidos hegemónicos y pone a los empresarios en segundo plano

El Canciller - Comentarios

La causa de los cuadernos que salió de los escritos del exchofer de Roberto Baratta, Oscar Centeno, destapó un esquema de corrupción de importante magnitud en todo el país. La principal característica distintiva de la investigación que se lleva adelante es que por primera vez la pata empresarial está comprometida. Además de exfuncionarios y empleados judiciales, varios hombres del mundo de los negocios están detenidos.

En ese sentido, la Unión Industrial Argentina -UIA-, a través de su titular, Miguel Acevedo, le reclamó al Gobierno “reglas de juego claras” para no dejar margen a la corrupción. Varios empresarios quedaron registrados en los cuadernos de Centeno en el marco de cobro de coimas y sobreprecios en la obra pública que estaba a cargo del ministerio de Planificación Federal que dirigía Julio de Vido.

“Esto es la corrupción. Hay que ver cómo lo trata la Justicia”.

“Esto es la corrupción. Hay que ver cómo lo trata la Justicia. No es una cuestión política o de empresarios: hay un entramado. Tampoco es de los últimos 10 años, esto ha venido desde hace mucho tiempo. En todas las sociedades existe la corrupción, el tema es el grado y la generalización”, señaló Acevedo en diálogo con El Último de la Fila,  radio Continental.

En ese sentido, el titular de la UIA señaló que Argentina tiene partidos hegemónicos que se perpetúan durante mucho tiempo en el poder, lo que genera un debilitamiento de las instituciones. Sobre las detenciones de los empresarios, remarcó que se trata de “un golpe duro para todos” pero celebró que la Justicia avance contra la corrupción.

“La Argentina es un país presidencialista con instituciones débiles. Lo que tenemos que hacer de aquí en más es que las instituciones sean fuertes. Ojalá que esto sirva para hacer una discusión grande y profunda de lo que queremos hacer para adelante“, expresó.

“La Argentina es un país presidencialista con instituciones débiles”

“Ahora hay empresarios bajo la lupa, pero esto ha sido generalizado. Bienvenido sea que la sociedad no permita más este tipo de cosas. Si esto pasa, vamos a tener un país pensando a largo plazo, que es lo que necesitamos. Hay que buscar cómo fortalecer las instituciones para no permitir este tipo de cosas“.

Si las reglas de juego son claras, va a haber muy poco juego para la corrupción y eso significa también competencia leal. A ningún empresario le gusta tener que pagar algo para conseguir un contrato, porque termina desvirtuándose todo”.