21.000 casos por año, 90% de cura en detección temprana y menos controles en pandemia: los números del Cáncer de Mama en Argentina

En el mes de la concientización del cáncer de mama tené en cuenta hacerte el autoexamen y realizar los controles médicos.
El Canciller - Comentarios

El 19 de octubre se conmemora el Día Mundial de la Lucha contra el Cáncer de Mama. El objetivo primordial es visibilizar la importancia de la detección temprana: el 90% de los casos detectados a tiempo se curan y, por la pandemia, este año se redujeron los controles médicos un 70%. En el país, una de cada tres mujeres que tienen cáncer padecen el de mama y hay más de 21.000 casos anuales, según el Instituto Nacional del Cáncer.

El cáncer de mama es causado por la multiplicación anormal de las células de la mama que forman un tumor maligno. Las posibilidades de que aparezca aumentan con la edad, en especial a partir de los 50 años. Esta enfermedad es la de mayor incidencia en las mujeres, con una tasa de 73 casos por cada 100.000 mujeres. Un dato a tener en cuenta: más del 75% de las mujeres con cáncer de mama no tienen ningún antecedente familiar.

Darle pelea al cáncer de mama

Hay determinados factores que aumentan el riesgo de enfermarse: ser mujer, la edad avanzada, los antecedentes personales de cáncer de mama o de enfermedad preneoplástica de mama, antecedentes familiares de cáncer de mama, el tratamiento con radioterapia dirigida al tórax, la terapia de reemplazo hormonal, haber tenido una primera menstruación a edad temprana o una edad avanzada en el momento del primer parto, o no haber parido.

También existen otros factores que aumentan las posibilidades de tener la enfermedad, como el sobrepeso, el sedentarismo, el tabaquismo, el consumo de alcohol desproporcional. Todas estas conductas pueden ser evitadas. Sobre esta cuestión, la ginecóloga Bárbara García sostiene que “los casos con mutación genética intrafamiliar son el 30%, el resto sucede de manera independiente a nuestra herencia genética (calidad de vida, alimentación, estrés, sustancias cancerígenas, etc)”.

Te recomendamos leer

El cáncer más mortal en las mujeres del país

En las mujeres, el cáncer de mama es el de mayor impacto (cada 100.000 mujeres, 17,9% muere), seguido por el de pulmón, el colorrectal y el cervicouterino. A su vez, representa la primera causa de muerte por cáncer en las mujeres argentinas, según el Instituto Nacional del Cáncer.

El organismo registró que se producen más de 5.800 muertes por año debido a esta enfermedad. En el país se presenta una gran diferencia en la tasa de mortalidad entre las distintas jurisdicciones. La tasa ajustada más elevada se registró en San Luis (21 casos por cada 100.000 mujeres) y la más baja en Santiago del Estero (10,8 casos por cada 100.000 mujeres).

Argentina cuenta con el Programa Nacional de Control de Cáncer de Mama (PNCM). El objetivo que tiene es reducir la morbilidad y la mortalidad a causa de esta enfermedad. Además promueve y asegura la calidad y equidad del cuidado de las mujeres con riesgo, sospecha o confirmación de cáncer de mama.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) sostiene que la mayoría de las muertes de todo el mundo (269.000) se producen en los países de ingresos bajos y medios. Esto responde a que la mayoría de las mujeres se diagnostican en estadios avanzados. Como consecuencia de la falta de sensibilización sobre la detección precoz y las dificultades de acceso a los servicios de salud.

Asimismo, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) asegura que Argentina ocupa el segundo lugar en riesgo de muerte por cáncer de mama en América Latina. Fallecen casi 20 mujeres por día a causa de esta enfermedad. 

Autoexamen y control por imágenes

“El autoexamen es importante pero no es diagnóstico, a éste se llega con una biopsia. Más del 80% de las modificaciones que llaman la atención cuando la persona las palpa son benignas“, sostiene García. Y agrega: “Hay que prestar atención a la zonas de la mama duras, indoloras y que no se movilizan con facilidad (fijas a la base de la mama) y de rápido crecimiento”.

Por su parte, la ginecóloga Alejandra Lejido, explica que “se debe hacer un control con mamografía y ecografía (diagnósticos por imagen) a las mujeres después de los 40 años de forma anual. Antes de esas edad no se realiza la mamo porque la mama tiene más un tejido muscular que adiposo y no se ve”.

Todas las mujeres deben hacerse el autoexamen a lo largo de sus vidas entre tres y cinco días luego del fin de la menstruación. Antes de los 40 años se pueden hacer ecografías, no mamografías, con excepción de casos puntuales como una operación.

El cáncer de mama puede curarse en más del 90% de los casos, según la Sociedad Argentina de Mastología (SAM). Y acá entra en juego el autoexamen, para hacerlo correctamente la ginecóloga consultada explica los pasos:

  1. Se levanta un brazo a la vez.
  2. Con la mano libre se toca la mama con los dedos como si fueron las teclas de un piano.
  3. Se pasa la mano por la mama para chequear si hay algún bulto.
  4. Eso se complementa con la consulta al médico, porque la mujer no va a saber diferenciar si es un perdigón displásico o un tumor.

Además se puede chequear el volumen de la mama. Para esto, los brazos se ponen en la cintura, se saca pecho y puede aparecer la sombra de algún bulto, aunque “tiene que ser ya muy superficial”. García dice que “una persona con cáncer de mama puede o no tener modificaciones en la superficie de la mama, dependerán del tamaño y la localización de la lesión”. Los cambios pueden ser: enrojecimientos, bultos, piel de naranja, hundimientos, escamas o lesiones en la piel.

El Registro de Cáncer de Mama calculó sobre el tamaño tumoral, en 3.900 casos, que la mayoría fue menor o igual a 2 centímetros y solo el 7% era mayor a 5 centímetros. Más allá del tamaño, el 7% de las pacientes tenía tomado el tórax o la piel.

Asimismo, el 9,8% de 4.436 casos fueron carcinomas no invasores, esto es un estadio previo al cáncer, en general asociado con microcalcificaciones. El problema es que se puede palpar, aunque no produce metástasis.