188 obras y $18.500 millones: el plan hidráulico de la Provincia para prevenir inundaciones

El Canciller - Comentarios

En medio del recorte de fondos que afrontará por la necesidad oficialista de alcanzar el equilibrio fiscal, y a la espera del decreto de Mauricio Macri que indexe por inflación el Fondo del Conurbano, la provincia de Buenos Aires continúa orientada a trabajar en la contención de los sectores más vulnerables.

En este sentido, el ministro de Infraestructura y Servicios Públicos, Roberto Gigante, presenció la progresión de una de las obras hidráulicas más importantes del distrito, en el partido de Coronel Suarez. Presupuestada en $225 millones, busca prevenir inundaciones en una de las zonas más perjudicadas por las inclemencias climáticas, además de abarcar a las localidades de Adolfo Alsina y Guaminí.

Los municipios en cuestión fueron declarados en emergencia el año pasado, debido a la constante anegación de sus territorios. Para enmarcar la problemática, debido a las lluvias que agobiaron la región en septiembre de 2017, el 30% de los campos de General Suarez quedaron inundados.

Buscando atenuar el impacto, el gobierno bonaerense inició la reconstrucción del Partidor de Piñeyro. “Desde que llegamos en 2015, las obras hídricas fueron, para María Eugenia Vidal, un foco muy importante porque evitan lo que siempre ocurría que eran las inundaciones que afectaban a los vecinos y a los productores”, destacó Gigante.

En un contexto enmarcado por la recesión económica, que se prolongará durante un semestre más y compromete las ambiciones de reelección del Ejecutivo, en la Casa Rosada cuentan en el haber con la cosecha récord que se prevé entregue la actividad agrícola, como uno de los bastiones para enderezar la compleja situación.

Siguiendo esta línea, el Gobierno sabe que debe cuidar más que nunca a su principal territorio aliado en el ámbito local y evitar pasos en falso. En 2016, Vidal puso en marcha la construcción de 140 obras hidráulicas para las cuencas prioritarias de Luján, Salado, Región Capital, Reconquista, Matanza-Riachuelo y Areco, por las que erogó $15.000 millones.

A estas se les sumó el plan hidráulico anunciado en mayo de 2017, por el que la Provincia desembolsó $3500 millones, para cimentar 48 obras en 15 municipios bonaerenses. El ministro anunció que la trascendental obra en la zona oeste del distrito más poblado del país será “inaugurada en pocos meses”.