Vacuna de Oxford y AstraZeneca: qué implica la paralización de los testeos

La empresa no informó cuándo se retomarán la producción del medicamento. ¿"Acción rutinaria" o un caso de mielitis transversa?
El Canciller - Comentarios

Las ilusiones de gran parte de la población mundial entraron en compás de espera cuando las pruebas de la vacuna de Universidad de Oxford se suspendieron. La pausa se debe a que uno de los voluntarios del Reino Unido que participa de la Fase 2/3 presentó una reacción adversa.

La persona padece mielitis transversa: una enfermedad neuronal que ataca la médula espinal, según The New York Times, que se refirió a la primicia del medio especializado Stat News. El síndrome inflamatorio a menudo es provocado por infecciones virales.

Por ahora se desconoce si el diagnóstico es consecuencia directa de la vacuna de AstraZeneca.

Ante la pausa de las pruebas, la vocera del laboratorio, Michele Meixell, explicó que “esta es una acción rutinaria que tiene que ocurrir siempre que haya una enfermedad potencialmente inexplicable en uno de los ensayos, mientras se investiga, asegurando que mantenemos la integridad de los ensayos”.

“El evento está siendo investigado por un comité independiente y es demasiado pronto para concluir el diagnóstico específico”, reza el comunicado.

A su vez, el laboratorio sueco-británico manifestó en un comunicado: “Como parte de las pruebas aleatorias y controladas de la vacuna contra el coronavirus de la Universidad de Oxford a nivel global, nuestro proceso de revisión estandar gatilló una pausa en la vacunación para permitir la revisión de la información”.

Te recomendamos leer

Efectos de la pausa

La semana pasada, NBC News confirmó que la pausa ya afectó las pruebas de la Fase 3 en Estados Unidos. El ensayo de fase 3 buscaba que participen 30.000 personas en 80 ciudades de todo el país.

También la suspensión implica que se hayan paralizado los testeos en Brasil, según un comunicado de la Universidad Federal de São Paulo. A su vez, altera los estudios en Sudáfrica y Reino Unido. Estos tres países estaban en Fase 2/3.

Hasta el momento, existen nueve vacunas candidatas en ensayos de Fase 3.

El ministro británico de Sanidad, Matt Hancock, se refirió a la interrupción de los testeos en diálogo con SkyNews. “La pausa es un desafío para esta particular vacuna. En realidad no es la primera vez que esto le ha pasado a la vacuna de Oxford, y es un proceso normal en los ensayos clínicos”, afirmó.

Argentina tenía pactado producir entre 150 y 200 millones de dosis de la vacuna en la empresa mAbxience, ubicada en el parque industrial de Garín, partido de Escobar.

El medio que dio la primicia, Stat News, afirmó que “las interrupciones no son infrecuentes y no está claro cuánto tiempo podría durar la de AstraZeneca”.

La vacuna AZD 1222 en la Fase 1/2 no presentó efectos colaterales graves en 1.077 voluntarios. Los participantes produjeron respuestas inmunes de anticuerpos y células T que pueden frenar el virus.

La noticia fue un revés para el laboratorio, dado que sus acciones cayeron más del 5% después del cierre del mercado bursátil de Nueva York (NYSE).

¿Qué es la mielitis transversa?

La mielitis transversa es una inflamación de los dos lados de una sección de la médula espinal. El trastorno neurológico lesiona el material aislante que cubre las fibras de las células nerviosas (mielina), según la Clínica Mayo de los Estados Unidos.

La consecuencia de la enfermedad es que “interrumpe los mensajes que los nervios de la médula espinal envían a todo el cuerpo”. De esta manera, la persona puede sentir “dolor, debilidad muscular, parálisis, problemas sensoriales o disfunción de la vejiga y el intestino”.

Se desconoce la razón exacta de la enfermedad. Las infecciones virales, bacterianas y fúngicas que afectan la médula espinal pueden causarla. En la mayoría de los casos, el trastorno inflamatorio aparece después de recuperarse de la infección.

La mielitis transversa puede ser causada por: virus como el herpes, VIH, enterovirus, picaduras de mosquito como el Zika, HIV y la influenza, entre otros.

El tratamiento consiste en medicamentos y rehabilitación. La mayoría de las personas con la enfermedad se recuperan parcialmente.