Unión del peronismo y FMI: anuncia Solá las falencias de Macri y se prepara para jugar en 2019

El Canciller - Comentarios

La corrida cambiaria y la necesidad de un ajuste fiscal fuerte a pedido del FMI abrió la puerta del 2019 para una oposición que ya estaba pensando en 2023. La fuerza electoral que mostró el Gobierno nacional en 2015 y potenció en 2017 derrotando a la ex presidente Cristina Kirchner se disipó rápidamente en la incertidumbre económica que tiñó un 2018 que parecía tranquilo. Frente a eso, la oposición dialoguista que lidera en el Senado Miguel Ángel Pichetto en alianza con el massismo evalúa unirse con el kirchnerismo para crear una fórmula que pueda vencer el año que viene.

En esa contienda por crear un candidato que pueda hacerse Presidente, ambos sectores del peronismo quieren poner un nombre propio. La condición del PJ dialoguista para negociar con Cristina es que la ex presidenta no vaya como candidata, sino que designe un heredero. Entre esos nombres aparecen el diputado nacional Agustín Chivo Rossi y el ex ministro de Economía Áxel Kicillof. Entre los pichettistas y massistas, el candidato que parece más viable es el ex gobernador bonaerense Felipe Solá. “Me gustaría ser candidato a Presidente”, afirmó este domingo el dirigente del Frente Renovador en diálogo con El Fin de la Metáfora por Radio 10.

Felipe Solá: “Me gustaría ser candidato a Presidente”

Hace unos días, los rumores apuntaban a que el ex mandatario podía conseguir el aval de Cristina y aprovechar ese piso de al menos el 20 por ciento que tiene la ex presidenta, que sube en las encuestas a medida que baja la imagen de Macri. Felipe Solá dejó su banca en el Congreso cuando se enfrentó a las ideas kirchneristas; ese sincericidio era un acto de valor para la ex mandataria. Sin embargo, su hijo y dirigente de La Cámpora, Máximo Kirchner, anunció que no iban a bancar la unidad con los dialoguistas que le bancan el ajuste a Macri.

Más allá del conflicto, Solá ve la puerta abierta para una victoria el año próximo. “Por supuesto que hay 2019. Si conseguimos llegar con una oposición unificada, va a ser el momento más difícil del país. Estos sí van a dejar una herencia pesada. La situación de la economía, la situación de las personas, la clase media, los trabajadores, el costo de vida, de los alimentos, etc. Este gobierno nos llevó a esto y muestra que no sabe. Hicieron el desastre del endeudamiento y no saben manejar esta situación”, expresó.

“Creo que va a salir la ley contra las tarifas. Si se profundiza el ajuste vamos a estar en protesta en protesta”

No va a ser tan difícil ganar como gobernar bien. Es más importante para gobernar la unidad que para ganar. Hay que pensar en el día después. Si uno se presenta unido y se presenta con un programa implícito claro y compartido, no se trata de hacer todo a las apuradas sino pensar en la Argentina que viene. Se puede salir, hay que creer en la Argentina, en sus trabajadores, en la energía. No son cosas inventadas. Argentina solo sale creciendo”, agregó.

“Me gustaría ser candidato a presidente pero soy realista. A gobernador ya fui. Hay una sola vida y hay que saber que las segundas partes nunca fueron buenas. Hay otra gente que pude ser gobernador. Si tiro candidatos me puedo pelear con los otros candidatos“.

Solá sobre el acuerdo con el FMI


Ir al FMI es una salida mediocre. Es una soberbia propia de la ignorancia. Tuvieron que romper el vidrio e ir a ponerse bajo la suela del Fondo. Argentina es uno de los pocos países que va a ir a ponerse debajo a la suela del Fondo”.

“Si el gobierno debería escuchar los reclamos de la Marcha del 25 de Mayo: Creo que debería escuchar esa y otras pasadas de las que vendrán, muchísimo. Me parece que es difícil que lo hagan. Se manejan con una soberbia y una ideología neoliberal que piensan que toda protesta es ir por el bueno camino“.