“Un tributo confiscatorio”: fuerte rechazo empresario al impuesto a las grandes fortunas

Desde la industria, el campo y los bancos hicieron saber su descontento con el gravamen que el Frente de Todos buscará aprobar mañana en Diputados.
El Canciller - Comentarios

A un día del tratamiento del llamado “Aporte Solidario Extraordinario” por parte de la Cámara baja que grava a los patrimonio mayores a 200 millones de pesos por única vez, las voces en el mundo empresario de rechazo comienzan a multiplicarse. Aunque el impuesto se aplicaría por única vez, desde distintos sectores productivos señalan que desalentará la inversión en el país.

La Mesa de Enlace agropecuaria consideró en un comunicado que “se trata de un nuevo impuesto que se suma a la larga lista de tributos tasas y gravámenes, incluyendo las retenciones, que viene pagando el sector”.

“Esto aumenta aún más la presión impositiva ya de por sí insoportable para el productor”, resaltaron desde el espacio que integra a la Sociedad Rural, Confederaciones Rurales, Federación Agraria y Coninagro.

Además, los productores agropecuarios consideraron que se trata de “un tributo de carácter confiscatorio, que atenta contra la inversión, la incorporación de tecnología y la creación de empleo, en un momento en que la Argentina lo necesita desesperadamente”.

El presidente del Banco Macro, Jorge Brito, señaló: “No es un impuesto nuevo en un país con una tributación sencilla, sino otro impuesto más, que aunque sea por única vez, se da en un país con una alta tributación y una gran cantidad de impuestos”.

“La creación de este impuesto sólo agrega más elementos a aquellos que quieren irse del país“, alertó el banquero y advirtió que la medida “sólo creará una rebelión fiscal“.

En tanto, Martín Cabrales, empresario dueño de la cadena de cafeterías e integrante de la UIA, se opuso a la medida y afirmó que “si el impuesto sale gravado a los bienes productivos muchas empresas van a tener que vender inmuebles o sacar un préstamo”.

“La gente no va a querer pagar y va a judicializar el tema, es confiscatorio”, analizó el empresario y sostuvo que “si gravan el patrimonio de la empresa o PyME no es difícil llegar a ese monto”.

También el industrial Teddy Karagozian aseguró: “Yo estoy claramente en contra de este inconstitucional impuesto“. “La democracia no es el sometimiento de las minorías x las mayorías, y como sucede cuando las minorías se van, esto aumentará la pobreza de nuestro país y su gente“, agregó.