Tres cifras para entender el aborto ilegal en Argentina

El proyecto de ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo, a cargo del Ejecutivo, será presentado este mes. Cuál es la situación en el país.
El Canciller - Comentarios

En el país se penaliza a la mujer que aborta, excepto en los supuestos de peligro para la vida o salud de la mujer, o en caso de violación. Esta situación llevó a que en los últimos 30 años más de 3.000 mujeres perdieran la vida y otras 49.000 corrieran riesgo su salud y sus vidas, según Amnistía Internacional Argentina.

“Es oficial, el Presidente va a enviar el proyecto de ley en el año 2020 en el mes de noviembre, y va a ser incorporado en el temario de sesiones extraordinarias”, adelantó ayer la secretaria de Legal y Técnica, Vilma Ibarra. Tras los pedidos de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito y otros movimientos de pañuelos verdes, llegó el esperado anuncio que Alberto Fernández había prometido en la apertura de las sesiones legislativas y en la campaña electoral.

1. Internaciones por año

Pero, ¿cuáles son los números en concreto? En Argentina hay 39.025 internaciones por aborto inseguro por año, según la Campaña. La organización calculó las internaciones en cada una de las provincias del país. “Estas cifras son las que se pudieron sistematizar, ya que en muchos casos también hay muertes que se registran por sus síntomas como hemorragias”, explica Majo Corvalán, integrante de la Campaña. Y aclara: “Además de esto hay abortos que ingresan y salen del hospital, y otros tantos que salen bien en las casas”.

Te recomendamos leer

2. Muertes por abortos en pandemia

En lo que va del año fallecieron tres mujeres por abortos inseguros, dos en la provincia de Buenos Aires y una en Formosa. La aprobación del proyecto de ley de interrupción voluntaria del embarazo busca terminar con la ilegalidad, y de esa manera, con nuevas muertas. 

La última muerta durante este año fue una mujer de 40 años el pasado ocho de agosto. Falleció en el Hospital Interzonal Abraham Piñeyro, en Junín, después de una infección generalizada. Desde la Campaña sostienen que “la pandemia de COVID-19 recrudeció las condiciones del sistema sanitario e impactó desfavorablemente en las mujeres”.

Pero también el coronavirus tuvo otras consecuencias en las mujeres. “Aumentaron los embarazos no deseados y forzados. Además el derecho a acceder a la Interrupción Legal del Embarazo se ve restringida en muchos municipios o el servicio no forma parte de la oferta sanitaria”.

Organizaciones feministas, política y sociales PRO ABORTO realizaron un pañuelazo. Foto NA: DAMIAN DOPACIO

El 19 de mayo, una mujer de 41 años llegó con un aborto en curso, una hemorragia y mucha fiebre al Hospital Materno Infantil Teresa Germani, en Gregorio de Laferrere. Le hicieron una histerectomía pero el sangrado constante no se detuvo. Entró a la terapia intensiva del Hospital Simplemente Evita de González Catán con un paro cardiaco y antes de las 22hs, falleció, según LATFEM.

También el 27 de abril, otra mujer falleció por un aborto inseguro. Ivana Micaela tenía 22 años y era de Pirané, una ciudad a 110 kilómetros de la capital de Formosa. Estuvo internada en el Hospital de la Madre y el Niño, y por su grave estado de salud fue derivada al Hospital de Alta Complejidad de la provincia donde murió. 

Un estudio del Instituto Guttmacher -organización que promueve la salud, y los derechos sexuales y reproductivos- calculó el impacto de la crisis sanitaria, a nivel mundial, en la cantidad de abortos en condiciones de riesgo. Hubo una disminución del 10% en el acceso a la atención en los países de ingresos bajos y medios, lo que causaría 3.000.000 de abortos inseguros. Además de 15.000.000 de embarazos no deseados y 28.000 muertes.

3. Mortalidad materna

En la Argentina, la muerte por aborto está entre las primeras causas de muerte materna. En 2018 murieron 35 mujeres a causa de embarazos terminados en aborto, según AI. Dos de ellas eran adolescentes de 15 a 19 años, ocho eran jóvenes de entre 20 y 24 años y ocho tenían entre 25 y 29 años.

Ese año, el Senado rechazó la aprobación del proyecto de ley -contaba con media sanción- de Interrupción Voluntaria del Embarazo. Durante y después del debate en el Congreso se publicaron casos de mujeres que fallecieron por abortos clandestinos. En Santiago del Estero, Liliana Herrera, de 22 años y madre de dos niñas murió tras una infección generalizada. También se hicieron públicos dos casos en la provincia de Buenos Aires, uno de ellos el de Liz, de 34 años que falleció por una infección tras interrumpir su embarazo con un tallo de perejil.