Trabajo peligroso: 6 casos de inseguridad que vivieron colectiveros durante la cuarentena

Este jueves y en abril pasados asesinaron a dos colectivos en Virrey del Pino. Pese a los paros de las líneas, continúa la violencia en el transporte público.
El Canciller - Comentarios

Pese a haber circulación de pasajeros en los transportes públicos, los colectivos continúan expuestos a hechos de inseguridad. Tras el asesinato de Pablo Flores, conductor de la línea 218 de la empresa Almafuerte, comenzó un paro desde la hora 0 de este viernes hasta el final del días en más de 40 líneas de colectivos en la zona oeste del Conurbano.

El hecho ocurrió la noche del jueves en el barrio San Javier, en Virrey del Pino, partido de La Matanza. La Policía Bonaerense investiga los motivos del violento crimen, ya que fue asesinado con tres tiros en la cara. Una de las hipótesis más fuertes es que intentaron robarlo.

Pero el Conurbano no es el único lugar donde sufrieron casos de inseguridad los colectivos durante la cuarentena. En agosto, en el barrio Villa El Libertador, Córdoba, asaltaron y le dispararon a un colectivo de Ersa. Los tres delincuentes se hicieron pasar por pasajeros y obligaron al chofer a cambiar el recorrido. Uno de los delincuentes le disparó al conductor cuando se negó a continuar con el desvío. 

En la misma noche de julio ocurrieron dos asaltos violentos en los colectivos en Don Bosco y González Catán. Ambos casos ocurrieron en julio. En el primer lugar, le cortaron un dedo a un chofer de 24 años de la línea 324. Mientras que en González Catán apuñalaron y robaron a otro de la línea 86. Este último fue apuñalado en el abdomen y en la cara al ser asaltado, junto a dos pasajeros, y le robaron un bolso en el que llevaba algunos objetos personales y $10.000.

Por el ataque en Don Bosco, los empleados de las líneas 324, 504, 501 y 583, que trabajan en los recorridos entre Florencio Varela, Berazategui, Don Bosco y barrios del Quilmes, hicieron un paro total de actividades en reclamo de seguridad.

Además, un pasajero terminó herido de un corte en el cuello por uno de los delincuentes que abordó el transporte para robar. Cuando el chofer se dio cuenta de la situación, frenó y también fue atacado. El chofer -Diego Quintana de 31 años- fue operado, porque el agresor le dejó clavado un cuchillo entre las nariz y un ojo.

Asimismo, en abril, dos hombres mataron a un chofer de colectivo de la línea 620 luego de discutir por la SUBE. La víctima fue Miguel Alcaraz, de 26 años, y el crimen ocurrió en Virrey del Pino. La UTA hizo un paro por 24 horas, en las líneas de colectivos de corta y media distancia de la zona oeste de la provincia de Buenos Aires.

El chofer decidió llevar a los dos atacantes pese a que no pagaron el pasaje. Cuando ambos decidieron bajar del colectivo, sin mediar palabra, efectuaron dos disparos en la cabeza y el tórax. Uno de los pasajeros tomó el control del vehículo y se dirigió con urgencia hacia el Hospital Evita.