El fenómeno viral de Martín Cirio, más conocido como La Faraona, no tiene techo. Es youtuber e instagramer y con su humor subido de tono acapara la atención de los jóvenes y agota las entradas de sus shows en todo el país. Sin embargo, por momentos, roza los límites y se convierte en tendencia por las críticas que recibe en Twitter.

En su cuenta, relata situaciones insólitas de su vida personal y también expone a famosos. Tiene más de 528 mil seguidores en Instagram y supera las 33 millones de reproducciones en Youtube. Hoy, su nombre acaparó la atención de hasta los pocos que no lo conocían por revelar la intimidad de terceros y banalizar el acoso sexual.

“Hola acosadores, les quiero contar q cuando uno dice q NO a una nota, por el motivo q sea, ya está establecido q NO. Si después conseguís celular y seguís insistiendo haces lo mismo que el machito q te dice COMO TE COGERIA y cuando le decís q no averigua otras vías para acosarte”, escribió en su cuenta de Twitter y causó sin sinfín de mensajes en su contra.

Lejos de bajar la guardia y fiel a su estilo, redobló la apuesta frente a los cuestionamientos: “Ese discurso pedorro de " la periodista está haciendo su trabajo" es como decir que la mujer provocó al hombre para que la acose porque usaba minifalda. Ridículos. Circulen”.

Hace poco, había vivido una situación parecida que lo llevó a la televisión, cuando incitó a sus seguidores a que comenten las fotos de Maru Botana después de burlarse de ella. “Ciberbullying”, titularon los medios. Después, Martín Cirio terminó amigándose con la conductora.

Todo comenzó cuando una periodista lo contactó para intentar cerrar una nota y le escribió por WhatsApp. Martín Cirio reaccionó de manera inoportuna y comparó la insistencia por cerrar una entrevista con la de un acoso sexual.

Su descargo

“Exploté de más y no debería haberlo hecho. No me subo a ningún caballo, pero me molesta los que quieren entrar a mi privacidad”, dijo en una de sus historias en Instagram. “Rechacé una entrevista y la periodista consiguió el número de mi asistente”, agregó Martín Cirio, explicando que el que publicó no había sido el primer mensaje, sino que la periodista de Río Negro ya lo había contactado y él había rechazado la propuesta.

Respecto a las críticas que recibió por comparar esta situación con los abusos sexuales, no hizo demasiada autocrítica: “No es no en cualquier contexto”. Aunque explicó que “es muy exagerado” y pidió que “no se tomen nada tan literal” y que la comparación “fue poco feliz”. Además, se disculpó por haber publicado el mail de la periodista: “En eso sí me equivoqué”.