Rompe Amnistía la grieta de los periodistas y revela una radiografía que incomoda al Gobierno

El Canciller - Comentarios

 

El debate público está limitado en la Argentina. El hecho de mostrarse crítico del Gobierno puede significar que hordas de de cibertropas activen una red de trolling en Twitter. Nadie les conoce la cara. Nadie los vió jamás y nadie sabe siquiera si son reales y quien o quienes lo financian. Buscan inhibir las opiniones y que a su vez quieren -y pueden- conducir a la autocensura. Un duro informe de Amnistía Argentina puso el foco sobre once personas en la red social, entre los destacados están Marcelo Longobardi, Hugo Alconada Mon, María O’Donnell, Ernesto Tenembaum, Nelson Castro, Carlos Pagni y Adolfo Pérez Esquivel, entre otros.

En el estudio se analizaron 340.000 tweets desde el 22 de octubre (día de la victoria de Cambiemos en las legislativas) hasta el 14 de noviembre del 2017. Luego de aquél día, la agenda pública estuvo enfocada en la muerte de Santiago Maldonado, la detención de dirigentes del kirchnerismo sin sentencia judicial previa y la filtración de las imágenes del arresto del ex vicepresidente Amado Boudou.

En el argot de la red social, el retweet es la clave de la acción de las cibertropas. Según Amnistía, el modus operandi es el siguiente: “Consiste en una secuencia de responsabilidades en cuyo origen hay funcionarios o voceros formales del oficialismo pero también cuentas que, identificadas con el Gobierno nacional, no tienen un vínculo formalizado o público aunque en las redes sociales son reconocidas por su oficialismo” El método consiste en combinar la acción de cuentas personales de referentes políticos, trolls, bots y seguidores regulares. Dos cuentas emblemáticas del trolleo son @PajaritaTW y @AlfredoDarrigo.

Una vez que se difundió el informe denominado “Trolling y Agresiones a la Libre Expresión de Periodistas y Defensores de DDHH en Twitter Argentina”, el ministro del Interior, Rogelio Frigerio fue consultado al respecto en Radio La Red: “Absolutamente no (existen). No tengo conocimiento y no creo que exista eso en nuestro Gobierno para nada”, sostuvo. E insistió: “No leí el informe de Amnistía pero no es una política del Gobierno para nada”. Lo dijo el mismo día que el Gobierno creó una nueva unidad de “opinión pública” para saber qué quiere la gente y qué piensa de la gestión de Cambiemos. Estará bajo las órdenes de la ex esposa de Fulvio Pompeo, Mora Ximena Yazbeck Jozami.

Otro que lejos de cambiar sus prácticas usuales en Twitter salió al cruce del informe fue el diputado electo por Cambiemos Fernando Iglesias, uno de los referentes del trolleo oficialista. “La lista de los agredidos por mi banda de cibertropas coincide con la lista de los participantes en la campañita Maldonado-desaparecido y firmantes de la solicitada en defensa de Verbitsky. Salvo Pagni, que no usa Twitter. The prosecution rests”, tuiteó.

¿Por qué se eligieron estas once personas?

Insospechados de ser kirchneristas, cada periodista y activista por los Derechos Humanos se mostró criticó al Gobierno en momentos de tensión. Tomando como ejemplo el periodo que utilizó Amnistía, post elecciones estaba el país conmocionado por la muerte de Santiago Maldonado. Todavía continuaban las críticas sobre la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich y el violento operativo que realizó la Gendarmería en las inmediaciones del río Chubut. Así ocurrió con Carlos Pagni cuando criticó la doctrina Irurzun y cuando Edi Zunino mostró su parecer por la filtración por las fotos de Boudou en pijama.

Una de las cuentas denunciadas por acciones de trolleo cerró la cuenta cuando Amnistía dió a conocer el informe

Según pudo averiguar elCanciller.com , en los próximos días la vocera de Amnistía Argentina, Mariela Belski se reunirá con el Gobierno para expresarle su preocupación y pedirle que tome medidas para evitar agresiones. El trabajo llevó seis meses y contó con la colaboración de Martín Becerra, profesor de la Universidad de Quilmes e investigador, y de Luciano Galup, especialista en comunicación política.

El informe completo