Retroceso de $26 en una semana y cierre en $169: las causas de la baja del dólar blue

El Presidente reconoció que la incertidumbre cambiaria es un problema que el gobierno busca resolver. El Banco Central volvió a perder reservas.
El Canciller - Comentarios

Martín Guzmán podrá descansar algo más tranquilo este fin de semana. Es que si del frente cambiario se habla, el gobierno nacional logró contener de forma sostenida el avance del dólar después de tres meses: el dólar blue, que comenzó la semana a $195, retrocedió $26 pesos en los últimos cinco días e iniciará el mes de noviembre a una cotización de $169.

La administración de Alberto Fernández decidió jugar a fondo para desmitificar cualquier posibilidad de devaluación del peso mientras el ministro de Economía busca desarticular la presión sobre las monedas financieras con la subasta de títulos.

Esta mañana, en diálogo con Radio 10, el Presidente afirmó que “los que acopian y esperan una devaluación para vender, se van a quedar esperando que eso ocurra“, aunque reconoció que la incertidumbre cambiaria “es un problema” para el gobierno, que está “trabajando todos los días para sacarla”.

Te recomendamos leer

En el cierre de la jornada, el tipo de cambio mayorista sumaba 5 centavos, hasta los $78,32, por lo que la brecha con la divisa que opera en el mercado negro era de 115,7%. Las monedas financieras finalizaron la semana al alza pese a la intervención oficial, a través de las ventas de títulos públicos y comunicaciones con los operadores más importantes para que se abstuvieran de jugar en el mercado.

El dólar contado con liquidación, que resulta de la compra de bonos y su consecuente depósito en cuentas del exterior, terminó la jornada con un incremento de 2% a $154,21, mientras que el Bolsa -misma operación pero con depósito en cuentas nacionales- creció 0,3% respecto al jueves y cerró en $144,52. Por su parte, la divisa para el ahorro, que incluye el 30% del impuesto PAÍS y un 35% a cuenta de Ganancias-, se mantuvo estable a $138,41.

Desde el lunes, cuando el tipo de cambio informal amaneció a $195 y los rumores de devaluación circulaban con más fuerza por el Palacio de la Hacienda, Guzmán apostó a secar la plaza cambiaria con la emisión de bonos atractivos para que los inversores se vuelquen a los pesos y se alejen del dólar. Para frenar al dólar CCL (abrió la semana a $181), los organismos oficiales se desprendieron de parte de sus tenencias en bonos.

Te recomendamos leer

Además, el martes el Ministerio de Economía celebró los resultados de la licitación de un conjunto de instrumentos financieros claves para contener la brecha cambiaria, entre los que se encontraba un bono en pesos -a 18 meses- atado al precio del dólar oficial que captó $ 254.671 millones y recaudó U$S 1660 millones: el oficialismo buscaba conseguir U$S 1000 millones, pero los rendimientos superaron las expectativas de los mercados.

La mala noticia para las arcas estatales fue una nueva -y fuerte- pérdida en las reservas del Banco Central. Según operadores del mercado, este martes el organismo que conduce Miguel Pesce debió desprenderse de casi U$S 70 millones.

En la semana, la entidad monetaria perdió más de U$S 250 millones y el desplome desde el endurecimiento del cepo, el pasado 15 de septiembre, es de $2.600 millones, pese a que el titular de la cartera económica aseguró, a fines de la semana pasada, que el nivel es “robusto” y no le genera preocupación ya que la supervivencia de las mismas está “garantizada”.