Reestructuración de la deuda: Monzó, el nexo entre el oficialismo y la oposición

El Canciller - Comentarios

El ministro Hernán Lacunza canceló su visita al Senado, luego de que el lunes se decidiera no presentar el proyecto de reestructuración de la deuda pública. El capitán de la negociación será el ministro del interior, Rogelio Frigerio. La postergación de la presentación del proyecto fue ideada por Emilio Monzó, alejado de la conducción de Juntos por el Cambio, que busca incluir sugerencias de la oposición en el documento. En última instancia, se baraja la posibilidad de avanzar por decreto.

La reunión de la Comisión Bicameral de la Gestión de Contratación y de Pago de la Deuda Exterior estaba programado para el miércoles a las 15 en el Congreso, pero el oficialismo decidió suspenderla. “El gobierno decidió buscar consensos políticos antes de enviar el proyecto de deuda al Senado, por lo que se suspenderá la presencia del ministro para generar el diálogo correspondiente”, remarcó el presidente provisional del Senado, Federico Pinedo.

La decisión de intentar avanzar en la búsqueda de consensos con la oposición se tomó en un encuentro que protagonizaron Lacunza, Pinedo, Miguel Ángel Pichetto, Rogelio Frigerio, Emilio Monzó y Sebastián García de Luca, el Secretario de Interior de la Nación. Desde el oficialismo no descartan avanzar por DNU, pero piensan agotar todas las instancias porque sea por ley.

Desde el oficialismo resaltaron a Frigerio como el encargado de llevar adelante las negociaciones, aprovechando sus lazos con los gobernadores. También serán utilizados los contactos de Pichetto en el Senado y con algunos mandatarios provinciales. Cerca de Monzó subrayaron que el diputado va a participar de la conversación con el peronismo para intentar llegar a un acuerdo sobre el proyecto. Destacan que fue su idea abrir un paréntesis para tratar de generar consensos con la oposición, incluyendo algunas sugerencias de los referentes del Frente de Todos.

Críticas de la oposición


La oposición aspira a reestructurar los plazos de la deuda, también sin quita de capital ni intereses, según un proyecto propio cuando sea oficialismo, tal como indicó Guillermo Nielsen, referente económico de Fernández. El jefe de la bancada del Frente para la Victoria en el Senado, Marcelo Fuentes, ya había adelantado ayer que veía “muy difícil” el tratamiento de la iniciativa “en los términos de tiempo” planteados por el oficialismo. “Hablé con los senadores del oficialismo y no tenían idea de qué se trataba lo que estaban anunciando en Casa de Gobierno”, comentó el neuquino.

Este martes, José Luis Gioja consideró que probablemente fue Miguel Ángel Pichetto quien les sugirió a los funcionarios del Gobierno que no se presenten en la Bicameral el miércoles, donde serían interrogados por “la letra chica” del proyecto. “Estoy seguro que Pichetto le dijo a Lacunza que no vaya al Congreso si no tiene las cosas claras, que se escondan y no den la discusión, y que armen primero un plan para ir“, afirmó a Futurock.

En esa línea, sostuvo que “quieren justificar la improvisación”: “No tienen plan, van día a día viendo qué hacer. Subir en barco a la punta del aconcagua es complicado. Más que ser candidato, el señor Macri es el presidente de todos los argentinos y tiene que cumplir esa tarea principalmente”, apuntó el dirigente peronista.

Por su parte, a través de Facebook, Agustín Rossi disparó: “Suena contradictorio que el gobierno que no nos dejó discutir el acuerdo con el FMI en el Congreso hoy venga para que discutamos la reestructuración de la deuda. Como oposición hemos advertido lo que iba a suceder, era una crónica anunciada”.