Rechaza la Corte el 2×1 a represores, vota Highton con el power trío y queda expuesto Rosenkrantz

El Canciller - Comentarios

La Corte Suprema de Justicia revocó hoy su fallo de 2017 sobre el 2×1 a represores y determinó que ese beneficio no es aplicable en casos de condenados por delitos de lesa humanidad. La resolución que marca un cambio de postura en el máximo tribunal fue firmada porElena Highton, Ricardo Lorenzetti, Juan Carlos Maqueda y Horacio Rosatti. En soledad, al insistir con su voto de 2017, quedó el presidente del cuerpo, Carlos Rosenkrantz.

En el fallo del año pasado, Rosenkrantz, Rosatti y Highton habían considerado que correspondía otorgar el beneficio al represor Luis Muiña. Esa decisión generó una fuerte polémica en el país y el Congreso sancionó la Ley 27.362, para aclarar que el 2×1 no podía aplicarse a los genocidas condenados por delitos cometidos durante la última dictadura militar.

A la luz de esa nueva ley, la Corte Suprema decidió volver a expedirse sobre el caso. Como se esperaba, Rosatti cambió su postura. Lo mismo hizo Highton, que en esta votación se alineó con el “power trío” compuesto por Lorenzetti, Maqueda y Rosatti, y dejó expuesto a Rosenkrantz.

La Corte Suprema se expresó en el caso de Rufino Batalla, condenado por delitos de lesa humanidad contra varias personas, entre ellas Laura Carlotto, la hija de la presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto.

Batalla fue condenado a 12 años de prisión pero luego de la resolución del fallo 2×1 del año pasado, reclamó que se le computara esa norma para su excarcelación. Los tribunales anteriores rechazaron su pedido y el caso llegó a la Corte. Sin embargo, luego de que el máximo tribunal del país anunciara que había elegido su caso para cambiar la doctina, Batalla quedó en libertad por haber cumplido los dos tercios de la condena.