Quién era Ruth Bader Ginsburg, la jueza de la Corte Suprema de Estados Unidos e ícono de la lucha por los derechos de la mujer

La progresista y defensora de la igualdad de derechos es recordada en todo el mundo. Los hitos de "Notorious RBG".
El Canciller - Comentarios

“Hacer la vida un poco mejor para las personas menos afortunadas que tú. Eso es lo que creo que es una vida significativa. Uno vive no solo para uno mismo, sino para su comunidad”. Las palabras de Ruth Bader Ginsburg, jueza de la Corte de Estados Unidos todavía resuenan tras su muerte.

Millones de personas alrededor del mundo la recordaron en las redes sociales al mencionar “Notorious RBG”. La mujer era la más grande de los nueve ministros del tribunal, falleció a los 87 años en su casa de Washington DC, luego de una batalla contra el cáncer de páncreas.

Fue una progresista dentro del Máximo Tribunal de Justicia norteamericano y pionera en la lucha por la igualdad de género, el aborto y la migración.

Su partida le da la posibilidad al presidente Donald Trump para nominar a su sucesor, tras haber colocado a dos jueces en la Corte. Esto podría afectar el equilibrio ideológico del tribunal a favor de los conservadores.

Días atrás, la jueza dictó una declaración a su nieta, Clara Spera, según publicó la radio pública NPR: “Mi deseo más ferviente es que no seré reemplazada hasta que se instale un nuevo presidente”.

Su trayectoria

RGB utilizaba los fallos contra la segregación racial para demostrar que la jurisprudencia determinaba que todos los individuos son iguales ante la ley. Desde su lugar cuestionó la discriminación y la visibilizó ante los otros magistrados de la Corte. A su vez, cofundó el Proyecto de Derechos de la Mujer en la Unión de Libertades Civiles de Estados Unidos y votó a favor del matrimonio igualitario.

Con el paso del tiempo, el tribunal se volvió más conservador y RGB, más de izquierda.

El Supremo de EE UU recibe ofrendas la muerte de la jueza.

RGB fascinaba a los amantes de la moda por su estilo, que incluía guantes de encaje hasta elaborados jabots (cuellos que van sobre las túnicas) y su famoso “collar disidente”. La jueza se popularizó (aún más) cuando una estudiante de derecho creó una cuenta de Tumblr dedicada a ella, llamada Notorious RBG (por el fallecido rapero The Notorious BIG).

“Estaba más allá de mi imaginación más desvocada que algún día me convertiría en la Notorious RBG”, sostuvo en una entrevista. Y agregó: “Ahora tengo 86 años y, sin embargo, gente de todas las edades quiere hacerse una foto conmigo”.

Afuera de la Corte Suprema de USA

El año pasado, en la cadena de radio pública norteamericana NPR le preguntaron si se arrepentía de los desafíos que había enfrentado en la vida, Bader Ginsburg contestó: “Creo que nací bajo una estrella muy brillante”.

Una vida al servicio de la igualdad

Bader Ginsburg nació en el barrio de Flatbush en Brooklyn, Nueva York, en 1933. Sus padres eran inmigrantes judíos. Se recibió en la Universidad de Cornell en 1954 y dos años después se convirtió en una de las nueve mujeres que se inscribieron en la Escuela de Derecho de Harvard.

En la Escuela de Derecho de Columbia se convirtió en la primera mujer en trabajar en las revisiones de leyes.

En 1980, el presidente Jimmy Carter nominó a Ginsburg a la Corte de Apelaciones de Estados Unidos para el Distrito de Columbia. Recién en 1993 llegó a Corte Suprema de la mano del ex presidente Bill Clinton, que la nominó. Fue la segunda mujer en convertirse en jueza del Máximo Tribunal norteamericano.

“Ninguna ley o política debería negar a las mujeres la plena ciudadanía, la misma oportunidad de aspirar, lograr, participar y contribuir a la sociedad en función de sus talentos y capacidades individuales”, explicó la magistrada al explicar su postura en el caso “Estados Unidos vs. Virginia”. El fallo de la Corte terminó la política de admisión de solo hombres en el Instituto Militar de Virginia.

En 2015, Ginsburg se puso del lado de la mayoría en dos casos históricos, ambas victorias fueron para los progresistas. Fue una de los seis jueces que defendió un aspecto trascendental de la Ley de Cuidado de Salud Asequible de 2010, conocida como Obamacare. Y el segundo caso fue “Obergefell v Hodges”, apoyó a la mayoría (cinco votos contra cuatro) para legalizar el matrimonio igualitario en los 50 estados.