Qué son las “tijeras genéticas”, el estudio desarrollado por las ganadoras del Nobel de Química

La Real Academia Sueca de las Ciencias premió a dos mujeres, por primera vez, en la categoría por ofrecer a la humanidad "una herramienta para reescribir el código de la vida".
El Canciller - Comentarios

Por primera vez, una dupla femenina ganó el premio Nobel de Química. Las galardonadas de este año son la científica francesa Emmanuelle Charpentier y la estadounidense Jennifer A. Doudna por el trabajo que hicieron en 2013 sobre el desarrollo de Crispr/Cas9 o tijeras genéticas, un método para la edición del genoma. 

Desde 1901 solo cinco mujeres habían ganado en esta categoría. Es decir, que en Química hay más mujeres galardonas que en el Nobel de Física.

Hace ocho años, Charpentier y Doudna desarrollaron la técnica Crispr/Cas9 o tijeras genéticas: permite cortar el ADN en una posición concreta. La posibilidad de seccionar el código genético de forma precisa revolucionó la ciencia porque permite editar fácilmente el genoma. Esto era casi imposible de hacer antes del descubrimiento.

En la actualidad se estudia si la técnica podría aplicarse para el tratamiento de enfermedades como el cáncer y enfermedades genéticas. El descubrimiento de las tijeras genéticas surgió en la investigación de los sistemas inmunes de bacterias y otros microorganismos.

“Este año el premio se entrega a quienes lograron reescribir el código de la vida”, anunció el secretario general de la academia, Göran K. Hansson, antes de hacer públicos los nombres de las premiadas.

El Nobel de Química no es el primer premio que reciben por este trabajo. Ambas fueron galardonadas con el premio Princesa de Asturias de Investigación Científica y Técnica en 2015. Dos años después las reconocimiento con el premio Fundación BBVA Fronteras del Conocimiento. 

En 1968 nació la microbióloga Charpentier, quien dirige la Unidad Max Planck para la Ciencia de Patógenos en Alemania. Mientras que la química Doudna nació en 1964 y trabaja como profesora en la Universidad de California en Berkeley y es investigadora del Instituto Médico Howard Hughes.