Producción, empleo y ventas: tres ejes que retratan el “desplome” automotor

La crisis se extiende por todo el mundo: caídas en Europa, Estados Unidos y China. El ajuste en Renault y una duda local, ¿aguantará la industria otro mes de nula producción?
El Canciller - Comentarios
@Bautista El "caso argento" debe ser...

La gran incógnita que atraviesan casi todos los países es conocer cómo será el mundo post pandemia. La industria automotriz no es la excepción, sino, todo lo contrario: si se analizan los tres principales ejes (ventas, producción y empleo) el confinamiento representó el mayor desplome de las últimas décadas tanto local como global.

Las cifras son incontestables. En abril, la venta de autos en Europa tuvo un derrumbe del 76,3% en relación al mismo mes, pero del año anterior. En números se traduce a 270.682 cero kilómetro vendidos en la zona euro durante el mes cuatro, contra los más de 114 millones en el mismo mes del 2019.

Pero no es el único caso. Ni cerca. Brasil, que atrae gran parte del mercado automotor latinoamericano, tuvo una retracción histórica: las ventas de autos cayeron un 66% respecto al mes previo.

Nuestro país tampoco escapa la estadística global. El piso de ventas se ubicó en abril, con solo 4.381 patentamientos. En mayo hubo un repunte, según el Sistema de Información Online del Mercado Automotor (SIOMAA), pero bastante escaso, con 21.220 transacciones.

Pero la caída data de hace tiempo. Si se comparan -tal como se explica en el gráfico de abajo- con los patentamientos del año anterior, la disminución actual se ubica en un 40% de las ventas. Por caso, sólo en enero del 2018, se registraron más ventas de autos nuevos que en los cinco meses de este año.

Producción, el otro arrastre

Y si los números de las ventas asustan, las cifras de la producción automotiz son aún más rojas. En Argentina, por caso, las fábricas registraron, en abril, un número redondo: hubo cero autos (o utilidades) producidas en las plantas. La caída, claro está, fue del 100%.

Ahora bien, 30 días después (y con la vuelta al trabajo) el incremento fue mínimo, al producirse 4.802 piezas, lo que equivale a un 84,1% menos que en mayo, pero del 2019. En total, lo que va del 2020 se produjeron 70.728 autos/utilidades, el número más bajo de los últimos 18 años.

La baja de la producción la sintió, también, Brasil con los peores registros productivos desde que se unificó los libros contables, en 1957. Las empresas que operan en el gigante sudamericano elaboraron 1.880 autos en treinta días, cuando el promedio mensual ronda las 200.000 unidades.

México tampoco quedó ajeno a la tendencia mundial. Su fabricación cayó un 43,3% en los primeros cinco meses del año. Pero, ¿qué rol ocupa México en el mundo automotor? Es la cuarta nación exportadora, con un promedio de facturación anual de 49.000 millones de dólares. Eso sí, destina el 70% de su producción a su vecino, Estados Unidos.

Empleo

Estas dos problemáticas derivan, indudablemente, en un peligro mayor de los puestos de trabajo. Es que, haciendo un recorrido por las principales firmas, atrás quedaron los planes de inversión o de inauguración de plantas, ya sea local o global.

Un claro ejemplo es Renault, la compañía francesa, que decidió  la suspensión de 5.000 puestos de trabajo desde ahora hasta el 2024, lo que se traduce -según informan las agencias internacionales- en un ajuste de 2.000 millones de euros.

Te recomendamos leer

En al ámbito local la crisis no se tradujo, por ahora, en pérdida de empleo formal. En parte, por el decreto 487, sancionado por el Gobierno, que bloqueó los despidos hasta fines de julio. Pero aquella medida no impidió que las compañías negocien con los gremios por nuevas medidas en tiempos de coronavirus. Así, se aceptaron suspensiones temporales y reducción de sueldos: trabajadores de concesionarias deslizan, por lo bajo, que sólo recibieron el 50% de su sueldo.