Cero producción, pocas ventas y límites al e-commerce: radiografía del sector automotor

Las fábricas permanecen cerradas desde el 20 de marzo. Las dificultades en la exportación a Brasil y la burocracia que afecta a la venta online.
El Canciller - Comentarios

Sobre llovido, mojado. La industria automotriz sigue acumulando números en rojo durante la pandemia. Es que además del parate total en las fábricas del sector, se conocieron las cifras de las ventas de autos cero kilómetro durante abril: la caída fue de un 88,3% respecto al mismo mes del año anterior.

Los números corresponden al informe de la Asociación de Concesionarios de Automotores de la República Argentina (ACARA).  En lo que respecta al cuarto mes del año, el patentamiento de cero kilométros fue de 4.385 unidades. Tan solo 30 días atrás, cuando el brote de coronavirus empezaba a desembarcar en el país, el registro de patentes había sido de 17.811. Y en enero, de 44.973. Puesto en palabras, la caída es notable.

“El gremio ha comprendido que se está frente a una situación extraordinariamente negativa, con una pandemia global donde las mayores economías del mundo han sucumbido en niveles nunca visto por nosotros. Las medidas que se tomaron hasta ahora no fueron suficientes para la subsistencia del sector”, expresó Ricardo Salomé, presidente de Acara.

Pero la caída data de hace tiempo. Si se comparan -tal como se explica en el gráfico de abajo- con los patentamientos del año anterior, la disminución actual se ubica en un 40% de las ventas. Por caso, sólo en enero del 2018, se registraron más ventas de autos nuevos que en los cuatro meses de este año.

Cero autos fabricados

Y si las cifras de las ventas inducen a una crisis severa del sector, los números de las fábricas directamente lo confirman. En abril, la producción total de autos y utilidades marcó un número redondo: cero. Las terminales automotrices mantienen frenada su actividad desde el 20 de marzo.

Por ende, cualquier comparación de este mes marcará una caída del 100%, ya sea en relación con el mes anterior (marzo 2020) o bien, el mismo mes, pero del año pasado (abril 2019), según el relevamiento de la Asociación de Fabricantes de Automotores (ADEFA).

Para una radiografía un poco más completa, se podría confrontar los números de los primeros trimestres: este año se fabricaron 65.980 autos o utilidades, mientras que en el período entre enero y marzo del 2019, la producción fue de 76.692 vehículos.

Entre los pocos números a destacar de este mes, ADEFA registró que se exportaron 2.386 automóviles y comerciales livianos. Es que, además de abastecer el mercado local, la industria subsiste con lo que puede enviar a otros países. “Dado el perfil exportador de la producción del sector automotor, es muy auspiciosa la posibilidad de volver a producir para exportar“, destacó a El Canciller, Gabriel López, directivo de la Asociación de Fabricantes.

Pero, pese al entusiasmo por la reciente habilitación, los desafíos de la exportación automotriz se mantienen empantanados: casi el 70% de lo que se despacha tiene como destino Brasil, uno de los países más afectados por el coronavirus. El especialista en comercio internacional, Marcelo Elizondo, remarca las dificultades del intercambio comercial bilateral.

Ya había bastantes inconvenientes en esta relación: problemas en las fronteras por las medidas restrictivas de la crisis y las consecuencias propias de la caída de la performance de los países. A eso hay que sumarle problemas de expectativas, la pregunta acerca de cómo se sale, aún no se puede responder”, explicó tras ser consultado por este medio.

El dilema del e-commerce

Para intentar amainar la crisis, tanto las automotrices como las concesionarias apuntaron sus cañones a fortalecer el e-commerce. Es decir, la modalidad de venta online.

Allí se ponen en práctica los avances del marketing digital y el Big Data, lo cual genera un proceso de segmentación para cada potencial usuario. “Prácticamente se define qué cero kilómetro sería el indicado para cada posible comprador”, explicó un asesor de e-commerce, que trabaja con distintas concesionarias. Y aporta un dato más: ocho de cada diez personas empieza su búsqueda de autos, a partir de la web.

Te recomendamos leer

Sin embargo, pese a estos avances, algunas estructuras de la venta online no están completamente aceitadas. Lo cuentan las propias concesionarias, aunque en un estricto off. Es que si bien se puede realizar una venta por Internet de un cero kilómetro, hay muchos papeles que no se pueden completar de manera virtual, ni tampoco entregar el vehículo definitivamente.

Y mientras trabajan para limitar las trabas burocráticas, a partir del lunes 11 de mayo empezaron a llegar las (pequeñas) buenas noticias: en todas las provincias -menos el AMBA- empezará lentamente la reapertura de las fábricas. Las concesionarias, por caso, también lo harán, incluso en la Ciudad de Buenos Aires. El conurbano, por el momento, decidió esperar.