Primera víctima política del papelón de la Superfinal: renuncia Ocampo y suma poder Santilli

El Canciller - Comentarios

El papelón de la Superfinal fallida entre Boca y River tuvo su primera víctima política apenas 48 horas después de la suspensión del partido: el ministro de Justicia y Seguridad de la Ciudad, Martín Ocampo, presentó hoy su renuncia, en medio de un fuerte malestar del presidente Mauricio Macri por los errores en el operativo policial del sábado.

Ocampo, amigo personal de Daniel Angelici, había quedado en la mira del Poder Ejecutivo nacional tras el ataque de hinchas de River al micro de los jugadores del Xeneize, que derivó en la primera postergación de la final en el Monumental y desencadenó una serie de hechos que terminaron en la suspensión del partido definitorio hasta nuevo aviso.

Su reemplazo saldría de las filas del vicejefe de Gobierno, Diego Santilli, un hombre más vinculado al club Millonario. De hecho, la suspensión del partido lo encontró el sábado en la cancha de River. Incluso llegó a circular la versión de que podría asumir en el cargo el propio Santilli, que esta mañana había ratificado a Ocampo en ese lugar: “El ministro está en su cargo y estamos investigando todo lo sucedido el sábado”.

Para asumir como ministro, el abogado había pedido licencia como titular del Ministerio Público (jefe de los fiscales) de la Ciudad. Por estas horas, en el Ejecutivo porteño debaten cuál será futuro: si vuelve a su cargo, podría intervenir en las causas iniciadas por lo ocurrido el sábado.

Esta tarde, en la sede del Gobierno porteño de la calle Uspallata hubo varias reuniones y, tras conocerse la noticia, los funcionarios fueron convocados a un encuentro de urgencia en el que se les comunicaron los pasos a seguir.

En diálogo con la prensa, Horacio Rodríguez Larreta destacó “el compromiso y la dedicación de Ocampo en estos tres años de gobierno” y confirmó la asunción de Santilli, quien reconoció que el del sábado “fue un problema grave”.

Pese a que admitió que el operativo policial “podría haber sido mejor, sino no hubiera sucedido lo que sucedió”, el jefe de Gobierno ratificó la hipótesis de que los desmanes en las adyacencias del Monumental fueron orquestados por la barrabrava de River.

“Los hechos del sábado están relacionados con los allanamientos del día anterior”, afirmó, en relación a la incautación de 300 entradas y $7 millones al jefe de Los Borrachos del Tablón, Héctor Caverna Godoy, en su domicilio.