Banquero, accionista de medios masivos, inversionista y fanático de la música punk, Matthieu Pigasse es uno de los empresarios franceses más reconocidos en este momento.  

Enfrascado en su impecable vestir, con trajes a medida y estética parisina, Pigasse es un melómano apasionado por el rock y, nacido exactamente en el mayo francés, de pensamiento político de izquierda.

Ambos intereses los desarrolla en su faceta de dueño de medios masivos de comunicación. Reconocido accionista del diario más importante francés, Le Monde Diplomatique, y propietario de la revista de rock Les Inrockuptibles, confesó en varias oportunidades su optimismo en cuanto al futuro de las publicaciones impresas.

Recibe Macri a Pigasse, el banquero punk francés que ayudó a Néstor con la deuda externa

Además de poseer la versión local de su revista de música en Buenos Aires, el empresario llegó al país para reunirse con el Presidente Mauricio Macri en su despacho de la Casa Rosada.

El encuentro no estaría directamente relacionado a su faceta de músico frustrado, fanático de las bandas argentinas Attaque 77 y 2 minutos, sino con el rol que llevó a Pigasse a ser uno de los hombres más millonarios de Francia.

Comenzó su carrera en el Tesoro francés administrando deuda por cuatro años hasta que ingresó al banco inversionista Lazard y, desde allí, se interiorizó en la economía argentina desde el 2002. En el punto crítico de la crisis más impactante de la historia reciente argentina, el parisino trabajó como asesor para hacer el inventario de la deuda externa.

Durante el gobierno de Néstor Kirchner, ideó el acuerdo con los acreedores privados que detentaban parte de la deuda pública del país. "Recuerdo reuniones con jubilados japoneses en Yokohama. Era horrible", rememoró ante La Nación en 2016.

Como actual CEO del banco, mantuvo una relación directa con los mandatarios tanto de Argentina, como con los de Irak, Ecuador y Grecia, a quienes también ayudó con sus respectivas deudas.

Recibe Macri a Pigasse, el banquero punk francés que ayudó a Néstor con la deuda externa

Habiendo vivido dos años en Buenos Aires, se confesó como apasionado del país. "Hay una paradoja argentina que me fascina y que siempre busco comprender", le comentó a la periodista Nathalie Kantt.