El horizonte del Gobierno no asoma para nada alentador. Con la economía en jaque, la ilusión de llegar con viento a favor al 2019 parece cada vez más lejana. Por eso, para evitar nuevos golpes inesperados, la premisa para esta semana es dar en la tecla con dos temas clave: Presupuesto y acuerdo con el Fondo Monetario Internacional.

La primera prueba de fuego será el 24 con el Presupuesto, cuando comience a ser tratado en el recinto para intentar aprobar los puntos fundamentales en los que se repartirá la torta para el próximo año, bajo la lupa del FMI. 

En este caso, este jueves obtuvieron dictamen de comisión tres proyectos clave para avanzar en la aprobación del Presupuesto: la suba del Impuesto a los Bienes Personales, la reforma del Pacto Fiscal entre la Nación y las provincias y suspensión del ajuste por inflación en los balances empresarios.

En este escenario, el optimismo desborda a Cambiemos para darle media sanción el próximo miércoles, aunque referentes del peronismo aún no garantizaron su voto y prefieren esperar a último momento para darle luz verde a una iniciativa imprescindible para Mauricio Macri y Marcos Peña de cara al próximo año electoral.

Otro día bisagra para el Gobierno será el próximo 26 de octubre. En siete días, se aprobará definitivamente el acuerdo con el organismo que preside Christine Lagarde y que implicará préstamos por un total de u$s 57 100 millones hasta 2020.

Será entonces el segundo envío de fondos desde Washington, tras los primeros u$s15 000 millones de junio. El segundo acuerdo firmado con el organismo será la clave para que el Gobierno pueda despejar dudas sobre su capacidad de pagar su deuda en los próximos años.