A pocos días del cierre de las listas electorales, Sergio Massa todavía busca imponer a su esposa, Malena Galmarini, como candidata a la intendencia de Tigre en lugar del actual mandatario, Julio Zamora. La interna entre el matrimonio Massa y Zamora data desde hace dos años, cuando el Frente Renovador sufrió una dura derrota en las elecciones de medio término a manos de Cambiemos. El actual intendente dio detalles del conflicto que generó en él un acercamiento al kirchnerismo y una disputa de poder con quien lo ungió como candidato en 2015. Las duras críticas públicas de Galmarini al intendente ayudaron a la división. 

"En 2017, la relación estaba muy mal porque, a nivel gestión municipal, había desorden a partir de un cuestionamiento a mi autoridad como intendente. Perdimos la elección de 2017, eso hizo que me juntara con Sergio y le dijera que el camino era erróneo y que había que empezar a trabajar con el peronismo. Incluí a Unidad Ciudadana [en el gobierno] y le dije que su mujer no podía continuar con esos cuestionamientos a mi autoridad. La di de baja como secretaria y fue al Concejo Deliberante", explicó el jefe comunal a La Nación.

Elegido por Massa, Zamora resultó electo en Tigre en 2015 con el 43,4% de los votos. En segundo lugar había quedado el empresario de medios Sergio Szpolski (FPV, 26%) y luego Ernesto Casaretto (Cambiemos, 23%). En el primer lugar de su lista de concejales estaba Malena Galmarini que, a pesar de que obtuvo su banca, tomó licencia para desempeñarse como secretaria de Política Sanitaria y Desarrollo Humano. No era un cargo menor, ya que concentraba el 23% de la caja municipal (unos $2 mil millones, sobre $9 mil millones totales del presupuesto municipal).

Dos años más tarde, en 2017, después de algunas críticas de Galmarini a la gestión de Zamora, el intendente la desplazó del cargo y comenzó a trabajar un acercamiento al kirchnerismo. Galmarini volvió al cargo para el que había sido electa y que había dejado en suspensión para estar en el Gabinete municipal. Desde allí, votó con el bloque de su espacio pero, según Zamora, presentó "proyectos individuales e indisciplinadamente".

En el año de la derrota electoral de medio término, la salida de Galmarini del Gabinete para ocupar su cargo de concejala fue anunciado como un intento del partido de reforzar su vigor parlamentario luego del golpe que le propició Cambiemos. Sin embargo, dos años más tarde, el actual intendente lo expone como un punto de ruptura entre él y Sergio Massa.

"En 2013 se ganó [Massa venció al kirchnerismo como candidato a diputado nacional por la provincia de Buenos Aires]; en 2014, prácticamente era el presidente puesto. Las elecciones de 2015 fueron muy malas. A partir de ese momento, vimos que Sergio iba tomando un cariz de apoyo a Cambiemos y no nos cerraba", indicó Zamora a La Nación. Zamora no desconoce que existe una intención de la fórmula Fernández-Fernández para darle a Massa la intendencia de Tigre, que sería ocupada por su esposa, a cambio del apoyo nacional del tigrense para derrotar a Macri, en una alianza que ya está consolidada pero de la que aún no se saben las candidaturas.

En ese sentido, el intendente exigió la intervención del PJ Nacional para definir el asunto. También sostuvo en privado que sólo se bajará si se lo piden, mano a mano, en el Instituto Patria. Al mismo tiempo, considera que la sociedad de Tigre está enojada con el intento de desplazarlo de su candidatura, ya que es el favorito a ser reelecto.