En lo que fue un apéndice del plan Argentina contra el Hambre que encabeza el ministro de Desarrollo Social Daniel Arroyo, Alberto Fernández recibió en Casa Rosada a representantes de distintos sectores para avanzar en una suerte de pacto social, como anunció a lo largo de la campaña presidencial.

De la cumbre, en la que se firmó un documento de dos páginas orientado al consenso, participaron empresarios, gremialistas de la CGT y la CTA, dirigentes de la UIA, la Cámara Argentina de Comercio, movimientos sociales. También estuvieron presentes el Jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, y el Secretario de Planeamiento Estratégico, Gustavo Béliz. Se esperaba la presencia de referentes del agro, quienes anticiparon que no asistirían.

La reunión se pautó como "un compromiso simbólico" para demostrar que todos los sectores están en la misma dirección. "La Nación atraviesa una situación de grave fragilidad económica y social. Necesitamos estar más unidos que nunca para enfrentarla y superarla. Los abajo firmantes, el nuevo Gobierno y los representantes de los trabajadores, el empresariado y los movimientos sociales, asumimos el compromiso de trabajar juntos para abordar esta emergencia. Sobre esa base, vamos a construir un conjunto de consensos para lograr un desarrollo inclusivo y sostenible", reza el documento que firmaron.

Cumbre de Alberto con empresarios y sindicalistas por la firma del pacto social

Si bien en un primer momento hubo versiones respecto a que uno de los puntos a tratar en el encuentro iba a ser la fijación del monto del aumento por decreto (y a cuenta de paritarias) para los trabajadores privados en el mes de enero, se aclaró que la reunión "no fue sobre cuestiones salariales", sino para fijar los primeros puntos de encuentro de cara a políticas productivas de mediano plazo.

[recomendado postid= 97939]