Pichetto, Frigerio y el “premio” a Monzó: los hombres clave de la sanción del Presupuesto

El Canciller - Comentarios

La sanción del Presupuesto 2019 tuvo tres grandes protagonistas: uno en el Ejecutivo, uno en la Cámara de Diputados y otro en el Senado. Rogelio Frigerio, Emilio Monzó y Miguel Pichetto fueron los artífices de la sanción de la hoja de ruta con la que el Gobierno buscará salir definitivamente de la tormenta y, a costa de un ajuste inédito, retomar la senda del crecimiento.

El trabajo de los tres implicó un sinfín de reuniones con gobernadores y ministros de Economía de provincias, que advertían que el costo de ese ajuste lo iban a pagar ellos, y el arte de rubricar acuerdos individuales, ajustados a las necesidades de cada uno, para votar el proyecto a pesar de la eliminación de los subsidios y del Fondo Sojero.

Con esos encuentros y esas promesas, las provincias consiguieron que los mayores esfuerzos para cumplir con las condiciones del FMI tengan que hacerlos los privados y las dos estrellas del macrismo, Horacio Rodríguez Larreta y María Eugenia Vidal. El campo contribuyó, antes, con la decisión de soportar un pequeño aumento de las retenciones para cubrir algunos de esos baches.

Según Carlos Pagni, por derechos de exportación el Gobierno incorporará el año que viene unos 400.000 millones de pesos y, por los acuerdos con las provincias para lograr la aprobación del Presupuesto, erogará apenas 30 mil millones: $6.500 millones para los municipios que no pueden subsidiar el transporte, $4.000 millones para los que no pueden prescindir del Fondo Sojero, $22.000 millones para las 15 cajas jubilatorias en poder de las provincias y unos $5.000 millones para obras reclamadas por los gobernadores.

A eso se sumarán, también, los ingresos por recaudación tributaria que surgirán de otras iniciativas aprobadas esta madrugada. Por ejemplo, al bloquearse la posibilidad de ajustar los balances de las empresas por la inflación, habrá ganancias “ficticias” y deberán pagar mas impuestos. Se calcula que son unos 50 mil millones extra que irán a las provincias, además de otros 30 mil millones por el aumento de Bienes Personales.

Una de las más beneficiadas fue Tierra del Fuego, que recibió beneficios para las petroleras y que le dio al oficialismo, a cambio, los votos de los senadores José Ojeda y Julio Catalán Magni. Lo contrario ocurrió con el santacruceño Eduardo Costa que se enojó porque no incluyeron obras para su provincia y fondos para el Yacimiento de Río Turbio y no apareció en el Senado.

Pichetto, el garante

Pichetto, que solo pudo garantizarle a Frigerio 12 votos del bloque Justicialista, apuntó en su discurso contra quienes votaron en contra a pesar de que saldrán “beneficiados” por los acuerdos alcanzados.

“Van a llegar 67 mil millones de pesos a las provincias, aún si los legisladores no votan. Una provincia del sur recibió 800 millones en una planilla que se escribió de madrugada”, se quejó el rionegrino en referencia a Chubut, cuyos senadores (Nancy González, Alfredo Luenzo y Mario Pais) votaron todos en contra.

Premio para Monzó

Para agradecerle los servicios prestados, en especial durante el debate por el Presupuesto en Diputados, el presidente Mauricio Macri sumó hoy a Emilio Monzó a la reunión de Gabinete, un día después de que se conociera la decisión del presidente de la Cámar Baja de no buscar renovar su banca y de abandonar Cambiemos cuando termine su mandato, el 10 de diciembre de 2019.

Monzó, que había manifestado diferencias con Marcos Peña prácticamente desde el inicio de la gestión de Macri, había sido excluido de las reuniones de la “mesa chica” del presidente, a pesar de que había sido invitado a participar a mediados de este año. “Como los jugadores de fútbol. Dos torneos sin jugar y ya tengo el pase libre”, les dijo a sus íntimos en las últimas horas.