Periodista, menemista y ex SIDE: Juan Bautista Yofre, el acompañante de Olmedo para 2019

El Canciller - Comentarios

Mientras la oposición negocia bajo siete llaves a los candidatos para formular una gran unidad que logre arrebatarle el Poder Ejecutivo a Mauricio Macri, Alfredo Olmedo se adelantó a todos sus contrincantes y comenzó con la campaña presidencial en la ciudad de Mar del Plata. Ayer oficializó su compañero de fórmula: será Juan Bautista Tata Yofre.

De cuna peronista, Yofre se desempeñó en sus inicios como periodista en el diario Clarín y en la agencia Noticias Argentinas. En 1984, se hizo cargo de la sección política en el matutino Ámbito Financiero y empezó a forjar una buena relación con Carlos Menem, a quien acompañó en la campaña proselitista de 1989.

Luego de que el riojano asumiera la Presidencia, fue designado como titular de la Secretaría de Inteligencia del Estado -SIDE-, donde se mantuvo por seis meses. Pese a su precipitada salida, continuó bajo la órbita del gobierno como Embajador en Panamá (1990-1992), en Portugal (1992-1993) y finalmente como asesor presidencial, hasta 1998. Desde allí, se dedicó a escribir libros sobre historia argentina contemporánea y publicó 11 títulos.

El acompañante de Olmedo jamás de despegó de la política y en el último tiempo esgrimió varias frases polémicas, como cuando en 2014, en una entrevista con Baby Etchecopar, justificó el terrorismo de Estado amparado en la teoría de los dos demonios y despotricó contra el Che Guevara -“este hombre vino a matar acá, a entablar una dictadura comunista”-.

En diálogo con Canal 26, realizó una dura acusación contra el Vaticano respecto a un supuesto vínculo directo con las movilizaciones y los disturbios originados en la Plaza de los Congresos cuando se debatía el Presupuesto 2019. “El dinero proviene de diferentes lugares, alguna plata viene de afuera, del Vaticano”, disparó.

En 2006 fue imputado judicialmente con la carátula de asociación ilícita por una red de espionaje dedicada a hackear, entre 2006 y 2008, casillas de correo electrónicos de altos funcionarios del gobierno kirchnerista con el objetivo de comercializar información sensible y hacerla pública a través de artículos periodísticos. Diez años más tarde, fue sobreseído, al considerar los camaristas que el invocado espionaje no era una violación de secretos de Estado.

“Es una persona capaz, equilibrada, de sapiencia, íntegra, transparente y de suma confianza, para que juntos llevemos a la Argentina adelante. Vamos a fortalecer a las instituciones del país”, lo describió Olmedo en los últimos días. Los elogios fueron recíprocos. “Olmedo es el candidato del pueblo, humilde y sabio”, afirmó Yofre, en tanto agregó que la gente en Buenos Aires “lo saluda, se saca fotos. Hace tiempo no veía un candidato a presidente con esa atracción popular”.