20/05/2019
Martes 14 de Mayo de 2019 Política

Estudia Patricia un nuevo protocolo antibombas y no descarta motivaciones políticas en las amenazas

Las amenazas de bomba en distintos puntos de la Ciudad han crecido considerablemente en los últimos días. Se registraron en estaciones de trenes, escuelas, canales de televisión y hasta en la Casa Rosada y el Congreso. Desde el ministerio de Seguridad de la Ciudad aseguraron a ElCanciller.com que todos fueron simples llamados telefónicos con poca "seriedad" que generan incertidumbre y molestan en la gente, ya que se trata de espacios muy concurridos.

El principal objetivo de este tipo de amenazas suele ser las estaciones de trenes. En concreto, en los últimos dos meses se registraron 30 amenazas. La ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, consideró que estos llamados “perjudican al país y a la gente”. Las autoridades de la Ciudad explicaron que, a raíz de que se están registrando muchos llamados con amenazas de bomba “de poca seriedad”, las personas no están siendo evacuadas de los establecimientos en todos los casos.

 

En las escuelas llaman muchas veces porque tienen un examen”, subrayaron desde el ministerio, en tanto que agregaron que cualquiera de estos llamados adquiere visibilidad mediática, lo que genera un efecto multiplicador de las amenazas. Además, no descartaron que detrás de las llamadas se esconda una motivación política para instalar una noción de caos y desorden en el Gobierno.

El protocolo de Seguridad en estos casos obliga a que el escuadrón antibombas concurra al lugar de los hechos a brindar asistencia y, en el caso de percibir algún riesgo real, se procede a la evacuación de las personas (a veces, sin embargo, se les pide a las personas que están en los pasillos de ingreso que esperen fuera del establecimiento). La mayor cantidad de casos de amenazas, casi todas de bajo calibre aunque unas pocas reales, se registraron durante la organización del G20, en noviembre del año pasado, lo que el ministerio de Seguridad entendió como un intento de desestabilización política contra el Gobierno.

 

Bullrich aclaró que aclaró que "no existe un patrón de alguien en particular en contra del Gobierno, lo que hay es un efecto repetición, no un hilo conductor". Y luego aseguró que se trabaja de un nuevo protocolo: "Estamos haciendo un nuevo protocolo para que no se produzcan estas acciones que perjudican a la gente y habrá una persecución penal a los que realicen estas llamadas, ya que son un delito que trae perjuicio al país y a la gente".

 

Cada vez que se registra una amenaza de bomba se abre una causa que cae en el juez federal de turno. Este martes, por ejemplo, está de turno el magistrado Claudio Bonadio. De esta manera, si se identifican culpables de las amenazas pueden ser sancionadas con multas e incluso con una sanción mayor, dependiendo el grado de la misma.

Compartir en
["\/","seccion","nota","encuesta","opinion","autor","tag","buscar"]